Debe modernizarse PEMEX pero sin reformar la constitución; detrás Exxon, Britsh Petroleum, Shell, Texaco e Iberdrola: Hugo jarquín

¡Comparte!

La decisión de volver al amasiato entre el PAN y el PRI a fin de reformar la Constitución para privatizar Pemex, debe obligar a sumar  fuerzas de la izquierda frente a los intereses de petroleras como Exxon, British Petroleum, Shell, Texaco e Iberdrola que buscan quedarse con la paraestatal, afirmó el diputado federal Hugo Jarquín quien consideró que el tema puede convertirse en un asunto que podría generar un grave descontento social.
Reconoció que Pemex debe modernizarse, pero apuntó que su esto puede ser sin reformar la Constitución; “podemos entrar a revisar y reformar, en su caso, las  leyes secundarias, pero nunca comprometer los recursos nacionales como buscan el PRI y el PAN, por lo que anunció que su organización, Ocho Regiones, llevará a cabo una amplia campaña de información para que la gente conozca qué hay detrás de la intención de privatizar la paraestatal.
“En los últimos gobiernos, priistas, panistas y otra vez priistas, se han  generado acciones de manera premeditada para descapitalizar a organismos como la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, la Comisión Federal de Electricidad y ahora Petróleos Mexicanos y descalificar su ‘eficiencia’ y ponerlas en remate”.
“Por ello, frente a la presunta incapacidad de Pemex de ser una ‘empresa exitosa’  resulta importante la reciente encuesta que mandó hacer la Cámara de Diputados que señala que la mayoría de los mexicanos están en contra de su  privatización, porque en nuestro país el petróleo es un símbolo, una fecha épica que recuerda cuando el pueblo se volcó a respaldar la acción del presidente Lázaro Cárdenas de nacionalizar a la industria”.
Sin embargo apuntó que frente a esa mayoría de la población que dice no a la privatización de Pemex, hay una constelación de fuertes intereses económicos y políticos que exigen una reforma constitucional a los que hay que enfrentar de manera unida pero sobre todo inteligentemente.
El legislador lamentó que legisladores, particularmente del PAN, ya empezaron a escuch ar, no a la población, sino a los personeros de las trasnacionales petroleras como Shell, Texaco e Iberdrola, entre otras en el Congreso de la Unión, para reformar la Constitución y leyes secundarias para que dichas trasnacionales sean beneficiadas.
Jarquín destacó que cuando un  empresario compra una empresa, la divisa principal de su transacción es que ésta debe ser un negocio, debe de darle dividendos y no pérdidas. “Entonces –se preguntó- por qué alguien quisiera comprar o participar en una empresa que se dice no es exitosa, porque si su inversión no tuviera una ganancia, simplemente no les interesaría”.
El legislador oaxaqueño consideró que efectivamente se deben hacer reformas pero no a la Constitución sino a ordenamientos, por ejemplo, para modificar el régimen fiscal de Pemex que le permita quedarse con una mayor parte de sus ingresos, pues no hay un solo país petrolero cuya empresa tenga que soportar una carga impositiva semejante como en México.
Otro de los aspectos que se deben revisar con atención, es acabar con la corrupción que sigue enquistada en todos los niveles de la empresa, particularmente en su sindicato, cuyo líder, a pesar de todas las acusaciones que hay en su contra sigue siendo un personaje impune, apuntó.
Lamentó el trabajo sucio que le está haciendo el PAN al gobierno de Enrique Peña Nieto cuya propuesta pretende se abran a la exploración, producción, transporte, almacenamiento, petroquímica y refinación de Pemex como quisieran también la Exxon o British Petroleum, y no como la nación  requiere, sirva  a la población y no a los bolsillos de Wall Street.

Advertisement
Advertisement