EGOTECA

¡Comparte!

descarga (1)

Reflexiones del indignado tío Lolo.

Por Sócrates A. Campos Lemus.

“Calderón gastó en publicidad 39 mil 36 millones en publicidad en seis años”

Iniciando con un gasto de 4 mil 66 millones de pesos en el 2007, el último año de su gestión, alcanzó la suma de 8 mil 403 millones de pesos, aumentando en más del cien por ciento su gasto en publicidad política, en su publicidad personal, Felipe Calderón, así, pretendía justificar sus tonterías y hacernos creer que su gestión era distinta a la realidad, tal como lo hace la publicidad con los productos chatarra que, de pronto, por medio de la magia publicitaria resultan que en vez de joder la salud de los mexicanos son algo así como los productos salvadores y que cuidan de la salud. Más de 36 mil 36 millones es lo que dilapida Felipe Calderón por medio de la publicidad a los grandes medios de comunicación que son los beneficiarios de esos enormes recursos que, son de todos, no son personales, y que deberían de servir para el beneficio de todos y no para controlar a los grupos empresariales de la comunicación y que éstos se dediquen a manipular las cosas de tal forma que los mexicanos no veamos la realidad sino lo que nos quieren mostrar en beneficio de sus intereses, no de los intereses de las mayorías. Es decir, pagamos para que nos engañen y pagamos bien, muy bien y estamos felices con lo que nos surten en la caja idiota, en los jueguitos de futbol, en las telenovelas o en los noticieros que no dan la información veraz, y sobre todo, que la manipulan para generar terror y horror en cosas que no las tienen y para que pensemos que nos “salvan”, cuando en verdad, nos joden.

Ya podemos imaginar lo que se embolsan los directores de comunicación social en ese enorme reparto de prebendas y negocios y es lógico que en cada gobierno del estado, las cosas no son diferentes y es por esa razón que, por ejemplo, en vez de utilizar esos recursos en resolver problemas sociales y paliar la marginación, el desempleo, la insalubridad y el hambre, se van esos recursos a los bolsillos de los jefes y de los propios mandatarios con la facilidad que llegan a los dueños de los medios de comunicación que les sirven de lacayos a los políticos y funcionarios. El que paga manda, es verdad, lo malo es que el dinero que utilizan para esto es el que nos corresponde a todos porque es de todos, ya que son los recursos públicos que todos aportamos y que se usan para cosas que no nos sirven, pero que protegen a los políticos y funcionarios en esa sociedad y complicidad que tienen con los dueños de los medios de comunicación y, lo peor es que, esos recursos, son de todos y es así que en vez de servirnos les sirven a los que no nos apoyan ni ayudan. Los medios de comunicación solamente se dedican a proteger y ocultar las transas, negocios, complicidades y corruptelas de los políticos, funcionarios con empresarios y compadres y hay que repetirlo cuantas veces sea necesario, lo hacen con el dinero nuestro, no con el de ellos, así que tendríamos que reconocer, aunque nos duela, que somos, por cobardes y dejados, los que permitimos que nos jodan, pagando con nuestro dinero.

Con 36 mil millones de pesos seguramente se hubieran salvado muchas vidas de niños que mueren de hambre, pobreza y enfermedad; se hubiera podido dar educación y becas a muchos estudiantes de pocos recursos que tienen que sudarla para continuar con sus estudios; se hubieran podido crear muchos empleos que serían el rostro feliz y bueno de un gobierno que solamente sirvió a los gringos y a los poderosos, y es por ello que los mexicanos, nos seguimos lamentando de ese periodo donde la muerte y el asesinato, marcaron la vida nacional con más de cien mil asesinados, más de treinta mil desaparecidos, más de medio millón de desplazados, de miles de encarcelados injustamente, masacre y violencia generalizada peor que en las peores dictaduras militares que sufriera América Latina, lo que nos demuestra que, para asesinar a un pueblo, no se requieren los golpes de estado sino a los gobernantes desalmados, cómplices y corruptos como Felipe Calderón… y así, todavía, hay algunos que le aplauden y es verdad, porque siguen engañados por medio de la gran publicidad que dejó multimillonarios a muchos empresarios, corruptos, de la comunicación, donde compró a muchos escritores para que hablaran bien de él y ocultaran sus crímenes y negocios… para eso sirve nuestro dinero, así que debemos aceptar que por cobardes y tarados, pagamos para que nos jodan y nos engañen…

Y CUAN DIFERENTE A ESA MANIPULACIÓN DE LA INFORMACIÓN, LAS POSTURAS DIGNAS Y PATRIÓTICAS DE UN INVESTIGADOR MEXICANO, ALFREDO LÓPEZ AUSTÍN EN EL HOMENAJE LE TRIBUTÓ LA COMUNIDAD ACADÉMICA DE LA UNAM, INAH y CEMCA. Y ahí, ante la ovación tributada de pie por los asistentes y con los Goyas cantarines, el maestro López Austin declaraba,  que a su llegada a la UNAM: “LA UNIVERSIDAD PÚBLICA ABSORVÍA NUESTRO DESTINO PARA HACERNOS PARTE DE SUS PROPIOS FINES” y que, “En un país que languidece, las instituciones formadoras son más necesarias que nunca” ya que, en “México la desigualdad y la injusticia se han profundizado; es un país que languidece desangrado por empresas voraces, por sus gobernantes y por el crimen”, explicaba que ,a diferencia de sus años de estudiante, “hoy en la nación, parece haberse perdido toda esperanza, sin embargo, podemos estar esperanzados; nuestras grandes instituciones formadoras son más necesarias que nunca. La lucha debe intensificarse. Si los pasos de viejo aún sirven, hay que seguir en el camino, sigamos caminando…hasta que los pasos sean sensatamente productivos”

Qué diferencia entre un humanista, formado en las instituciones públicas, desarrollado en las mismas, luchador incansable para dar lo mejor de si y para retribuir lo que ha recibido gracias a la generosidad de los mexicanos, porque nosotros si entendemos que la educación pública que recibimos la pagan todos los mexicanos y no es el regalo de ningún político ni de ningún funcionario, sino de todo el esfuerzo popular que hoy quieren eliminar para llevar esos inmensos recursos públicos, que son de todos y para todos, a los negocios de la educación privada y confesional, para que ellos, con nuestro dinero, hagan y realicen sus negocios privados con utilidades privadas que van a sus bolsillos y nos dejen los adeudos públicos y las tragedias que ellos han ocasionado para que las paguemos entre todos, tal como el hampón de Calderón ha dejado a un pueblo ensangrentado, con más de cien mil asesinados, miles de desaparecidos, miles de desplazados, miles de encarcelados injustamente y eso sí, a muchos empresarios gringos y funcionarios y empresarios mexicanos enriquecidos por el manejo de los recursos públicos que deberían ir a educación, obras públicas, salud, vivienda y fueron a los programas de la represión, a la policía, con tal de hacer de este esquema el gran negocio de su vida, con los recursos de todos, robándolos y dilapidándolos, embolsándoselos con un grupito de hampones que forman la verdadera delincuencia organizada en el país: políticos, banqueros, especuladores financieros, funcionarios, policías y empresarios corruptos… corruptos y ratas…insensibles y apátridas….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here