El violador de Cleveland fue hallado muerto en su celda

¡Comparte!

0010004302_620x274

Ariel Castro, condenado por el secuestro de tres mujeres durante una década, fue encontrado sin vida en la cárcel de Ohio, donde cumplía su pena de 1.000 años de prisión. Las autoridades confirmaron que se suicidó

Ariel Castro, el hombre que mantuvo cautivas a tres mujeres durante una década en Cleveland, se suicidó en una penitenciaría estatal, informaron las autoridades.

La vocera del departamento penitenciario de Ohio, JoEllen Smith informó que Castro, de 53 años, fue encontrado colgado en su celda alrededor de las 9:20 de la noche del martes en el Centro de Recepción Correccional Oriente. Personal médico de la prisión le practicó la reanimación cardiopulmonar antes de que Castro fuera trasladado a un hospital, donde fue declarado muerto.

“Parece tratarse de un caso de suicidio”, dijo Smith.

Más temprano, la administración había señalado que Castro “se encontraba en detención preventiva, lo cual quiere decir que estaba solo en su celda, y se realizaban rondas cada 30 minutos”.

“Al hallar al recluso Castro, el personal médico de la prisión inició los procedimientos de reanimación”, precisó el comunicado.

Castro estaba preso desde el 5 de agosto en el Correctional Reception Center, un centro de procesamiento en Columbus a unos 240 kilómetros al sudeste de Cleveland donde debía ser sometido a evaluaciones mentales y físicas antes de transferirlo a una cárcel permanente.

Advertisement

“Está en marcha una revisión exhaustiva de este incidente”, dijo Smith.

Las tres mujeres, Michelle Knight, Gina DeJesus y Amanda Berry, desaparecieron por separado entre los años 2002 y 2004, cuando tenían 20, 14 y 16 años. Escaparon el 6 de mayo, cuando una de ellas -Amanda- rompió parte de una puerta y pidió ayuda a gritos. Castro fue arrestado esa tarde.

El hombre fue sentenciado el 1 de agosto a más de 1.000 años en prisión tras declararse culpable de 937 cargos que incluyeron violación y rapto.

El 8 de agosto pasado, las topadoras demolieron la “casa del horror”.

“Me siento verdaderamente liberada cuando pienso que tantas personas me ven como una heroína y un modelo, y me gustaría que eso continúe”, dijo entonces Michelle Knight, ahora de 32 años, ante las máquinas topadoras.

Advertisement