En México, los ricos no pagan impuestos: OCDE

gurria_020813-660x330_620x300

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría, señaló que la “desigualdad flagrante entre ricos y pobres se está reduciendo en México”, pero advirtió que “las diferencias son brutales”.

En México, 10% de los más ricos gana 26 veces más que 10% de los más pobres. Hasta hace poco, la diferencia era de 27 puntos.

Tras su intervención ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Gurría dijo que en el promedio de los países de la OCDE esa diferencia es de nueve veces y en países como Alemania de seis o siete.

“Cuando hay una crisis, las diferencias se acentúan, cae el salario de los trabajadores y la diferencia se amplía”, dijo Gurría.

Si a ello se suma que “los ricos no pagan impuestos, como las multinacionales, ¿cómo se sorprende uno que los jóvenes no le tengan confianza al gobierno, a los ministros, a los partidos políticos, al presidente, a las multinacionales, a los bancos, a nada?”.

A este respecto, manifestó: “tenemos una crisis de confianza en torno a lo que hemos creado en los últimos años y con ella es muy difícil vender las políticas públicas”.

Durante el debate sobre las actividades de la OCDE, Gurría escuchó al senador del PRI, Ernesto Gándara Camou, quien aseguró que la reforma fiscal que se debate en México permitirá contar con más recursos para salud, vivienda y educación.

Gándara expresó su preocupación por el desempleo y la falta de crecimiento económico y por los “desafíos globales” que suponen el deterioro medioambiental y los paraísos fiscales.

A pesar de que México es miembro observador del Consejo de Europa, Gándara y el resto de la delegación parlamentaria mexicana tuvo voz y voto en la resolución sobre la OCDE que se aprobó por unanimidad.

La delegación mexicana estuvo formada también por Eloy Cantú, Diva Hadamira Gastélum, Javier Lozano y Miguel Romo.

En cuanto a la hoja de ruta recientemente aprobada por la OCDE para la futura adhesión de Colombia a la organización, Gurría señaló que esa incorporación se realizará en dos o tres años.

Juan Manuel Santos anunció en su toma de posesión como presidente de Colombia que era una cuestión de Estado que su gobierno entrara en la OCDE.

“No ha dejado de trabajar ni un solo día para lograrlo y ya es país candidato”, manifestó Gurría.

“Si a ello se suma que “los ricos no pagan impuestos, como las multinacionales, ¿cómo se sorprende uno que los jóvenes no le tengan confianza al gobierno, a los ministros, a los partidos políticos, al presidente, a las multinacionales, a los bancos, a nada?”

Hay ciertas cosas que en México el dinero no puede comprar, pero sí hay 100 mil familias con el privilegio de gastar 55 mil millones de dólares año en la compra de bienes y servicios, según Mastercard.

“El consumo del segmento más alto de la población mexicana es de 55 mil millones de dólares al año; estamos hablando de una cantidad cercana a 6% del producto interno bruto (PIB)”, señaló Antonio Junco, presidente y director general de Mastercard México y Centroamérica.

El ejecutivo explicó que en el grupo de mayor ingreso en el país se sitúan 280 mil personas, el equivalente al 0.25% de la población.

“Como en mucho sitios, el gasto al consumo se concentra en la parte alta de la pirámide poblacional. Por eso se vuelve mucho más representativo el consumo total de este segmento, aunque en términos totales de población no sea mucha población”, manifestó ayer el ejecutivo en la presentación de la tarjeta de crédito Scotia Travel World Elite, dirigida a los mexicanos con un alto poder de compra.

Troy Wright, director general de Scotiabank, comentó que lanza al mercado mexicano una tarjeta de crédito elitista para obtenerla el ingreso mínimo mensual de la persona es 75 mil pesos, porque todos los días hay personas que buscan una casa o un carro o emprender alguna actividad.

“Aunque la economía no crece tan rápido, tampoco decrece. La gente tiene gastos que hacer todos los días, a lo mejor ahora lo piensa dos veces, pero hay una actividad económica que sigue”, expuso.

“Hay que considerar el ritmo de la economía, pero vemos a la población activa, gente que compra casa, carros, busca financiamiento, tiene proyectos y parte de la labor de la banca es ser el aceite en el motor del crecimiento económico”, agregó Wright.