En Opinión: “Para robar se necesita decoro…” / Sócrates A. Campos Lemus

¡Comparte!

sabiduria

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

         “LOS CORRUPTORES”: libro de Jorge Zepeda Patterson, editado por Planeta, nos muestra un México que todos conocemos y sabemos existe por su cotidiana violencia ligada a la “verdadera Delincuencia Organizada” en el país, y señala, en uno de sus capítulos, hablando sobre la corrupción de un gobernador que pudiera ser cualquiera de los gobernadores actuales a los que conocemos, ligados a los grupos de la delincuencia organizada que han fortalecido la narco política en el país:

“-Si crees que una campaña acerca de los éxitos de tu gobierno va a salvarte, está equivocado, ya pasaste ese punto. Desde hoy en la mañana la prensa y la radio te están masacrando por el escándalo de tu riqueza y no van a parar –dijo Jaime-“.

“-He hecho lo mismo que cualquier otro gobernador del país: asegurar el futuro de mis hijos. Tú sabes que lo tenemos que hacer para protegernos de las vendettas y del retiro político al que te puede condenar  el siguiente gobernador. La única defensa es enriquecerse”

“-Sí, cabrón, pero tú quisiste entrar en la lista de Forbes en menos de un año. Incluso para robar se necesita decoro”.

Y cuando avanzamos en la lectura de este libro nos damos cuenta de que estamos leyendo lo de todos los días, lo que sabemos, cuando menos lo sabemos de mejores fuentes los periodistas, y es lógico que cuando entramos en esas cloacas no sabemos si darlas a conocer o dejarlas en el drenaje donde los detritus se confunden con la información. La realidad es que, por ejemplo, lo hemos visto, la impunidad sigue siendo una constante, también, en todos los días en este país. Así hemos visto como se perdona y se ampara al ex gobernador de Aguascalientes a pesar del inmenso robo que realizó en las arcas públicas; así vemos cómo se a enriqueciendo el gobernador de Quintana Roo no solamente con el turismo y los negocios sucios, sino también con sus ligas con la delincuencia organizada ya que por ese estado se permite el paso de todo: desde la droga, las armas, los cubanos, las cubanas, las materias primas para la elaboración y manejo de las drogas, en fin, para “lavar” grandes cantidades de dinero y, como todos los políticos tienen casas o cuando menos departamentos allá, se hacen pendejos y no dicen nada, solamente solapan y sostienen la impunidad. Es lo mismo que vemos con otros gobernadores del Norte a los cuales se les denuncia constantemente no solo por sus ligas con las corruptelas y los negocios, sino con la delincuencia organizada a la cual le deben los millones de dólares que gastaron en la campaña política y que hoy regresan por medio de los compadrazgos y de los negocios con los manipuladores financieros de la delincuencia organizada y sus socios y cómplices del momento.

O los vemos cuando llegan al poder y no hacen lo prometido, al dejar en la impunidad a los saqueadores del presupuesto, solamente porque así ha sido el trato entre el gobernador que se va con el presidente en turno para dejar el paso a un nuevo gobernador de la “oposición” que, finalmente, también es parte de la formación del viejo priísmo con todas sus mañas y traiciones, con sus complicidades y corruptelas, como lo vemos en Oaxaca… en fin, la novela, más bien es una recuento de la realidad nacional en muchos sitios que podemos identificar. Así, si ahora piensan leer un buen libro, este de Jorge Zepeda Patterson. “LOS CORRUPTORES”, SIN DUDA, SERÁ UNA BUENA ELECCIÓN QUE NOS DEJE VER ALGO O MUCHO DEL MÉXICO ACTUAL… donde no importan las ideologías sino los intereses, porque ya no hay partidos políticos, solamente nichos de negocios y de poder.

Y EL DIÁLOGO CONTINUA:

“Jaime seguía los gestos de angustia del gobernador y su frente sudorosa con la displicencia de quien mira a una hormiga fracasar en sus intentos de cargar el cadáver de un escarabajo. Estaba indeciso entre la alternativa de pisar de una vez por todas a la hormiga en problemas o de plano ayudarla transportando el escarabajo en la ruta de su hormiguero. Se decidió por eso último”.

“-Tu problema es político no judicial, eres el chivo expiatorio perfecto. Quien te está moviendo las aguas es la presidencia, o mejor dicho, Salazar desde Gobernación. Entre más pronto lo entiendas más posibilidades tendrás de defenderte”… y sigue:

“Jaime miró con impaciencia a su interlocutor; una hormiga que ni siquiera entendía que él estaba moviendo el escarabajo para ayudarle”

“-Lo que no pareces saber es que ahora Prida (el presidente) está atrapado en una contradicción y tú eres su puerta de salida. Para poder reinstalar el presidencialismo fuerte que él quiere, tiene que reducir el enorme peso que han adquirido los gobernadores; o sea, traicionar al club que lo llevó a la presidencia. No tiene otra opción si quiere recuperar el control del territorio. Los gobernadores son verdaderos señores feudales en este momento”

“….-A ver te lo explico. Para que el presidente sea el verdadero dueño del partido, necesita subordinar a los gobernadores y evitar que estos se crean dueños del PRI en su región. En los ochentas Carlos Salinas depuso a diecisiete gobernadores durante su sexenio, la mayoría de ellos pertenecientes a su propio partido; su control político sobre los poderes regionales era absoluto. Si Prida y Salazar quieren restaurar el centralismo de antaño o algo que se la parezca, deben meter en cintura a los mandatarios estatales”

Y como si diseñáramos la realidad es lo que vamos leyendo en este extraordinario y valiente libro de Jorge Zepeda, no hay duda que muchos políticos son totalmente despreciables no solamente por corrutos, ineficientes, agachones, sino por pendejos, y en muchos de los casos no se pude dejar de observar que muchos de ellos en ese afán de buscarse aliados o cómplices se dejan ver más en otras entidades que en las suyas y así van de pachanga en pachanga y de “informe en informe”, dando no solamente lástima sino dejando el tufo de la corrupción y del servilismo, los políticos estatales son especialmente carroñeros y no dejan de ser asesinos de baja monta, porque con tal de quedarse con las fortunas de sus socios y cómplices, los “secuestran”, para después eliminarles…. Sin dejar “rastros” que les delaten… pero si les siguen el rastro a su fortuna sabrán que en todas hay mucha sangre de por medio, mucha corrupción, mucho servilismo, y sobre todo, muchas complicidades con la delincuencia para formar la narco política que impera hoy en día en los estados del país.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here