En opinión: Verdaderos Ladrones por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

descarga (3)

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

“SI TIENE UN ARMA PUEDE, TAL VEZ, ASALTAR UN BANCO. PERO SI TIENE UN BANCO, CON TODA SEGURIDAD PUEDE ASALTAR A TODO EL MUNDO”. (BANDA-MEX).

Hace unos días un español que reflexionaba sobre el tema de los bancos,  banqueros, especuladores financieros,  agiotistas,  inmorales, nos decía: “Anteriormente cuando llegaba a una caja del banco o a un cajero automático, al salir, siempre volteaba para atrás a ver si no me salía un asaltante, hasta que descubrí que los verdaderos rateros y delincuentes están dentro de los bancos, son los dueños”.

Y cuando se habla de la inseguridad, de la ineficiencia que existe en las policías y cuerpos de seguridad, les contaré esta historia real, sucedió en verdad y esperamos que jamás le suceda algo similar:

“Contaba el afectado por la historia: “Yo tengo un sueño muy liviano, y en una de esas noches noté que había alguien andando sigilosamente por el jardín de la casa.”

“Me levanté sigilosamente y me quedé siguiendo los leves ruidos que venían de fuera, hasta ver la silueta pasando por la ventana del baño. Como mi casa es muy segura, con rejas en las ventanas, trancas internas en las puertas, no me preocupé demasiado, pero el ladrón seguía ahí, contemplándolo tranquilamente. Llamé a la policía e informé de la situación y di mi dirección. Me preguntaron si el ladrón estaba armado, de qué calibre era el arma, si estaba solo, etc. O si ya estaba dentro de la casa. Aclaré que no y que de las características del arma no sabía nada. me dijeron que no había ningún patrullero para ayudar, pero que iban a mandar a alguien en el momento que fuera posible. Que si pasaba algo que volviera a llamar. Un minuto después hablé nuevamente y dije con voz calmada:

“Hola hace un rato llamé porque había alguien en mi jardín. No hay necesidad de que se apuren. Yo ya maté al tipo con un tiro de escopeta calibre 12, que tengo guardada para estas situaciones. Y el tiro se lo pegue en la cabeza… le volé la cabeza y ahora sus sesos están regados por el jardín.”

“Pasados cinco minutos había en la calle cinco patrulleros de la policía federal preventiva; un helicóptero de la PGR; una unidad de bomberos, el defensor del pueblo, 2 patrullas de la AFI, un equipo de reporteros de televisión y radio; fotógrafos y un grupo de derechos humanos que no se perdería esto por nada del mundo. Ellos agarraron al ladrón in fraganti, quien estaba mirando todo con cara de asombro”

“Tal vez el ladrón pensó que era la casa del jefe de la policía, del gobernador, de alguno de sus compadres o de un banquero. En medio del tumulto, un oficial se aproximó y me dijo: “Creí que había dicho que había matado al ladrón”. Yo le contesté: “Creí que me habían dicho que no había nadie disponible para atenderme y detener al ladrón”

Y esta experiencia nos debe servir cuando en el pinche número de la policía lo manden a un número de espera o bien le digan que su llamada “es muy importante para ellos” pero que no hay policías disponibles para atenderle… lo importante es que no mate usted al ladrón porque seguramente estará protegido por la misma policía y por algún político, o sea familiar de algún banquero… entonces si que la jode o mejor dicho, lo joden.

Y PARA QUE TAMBIÉN TOMEN COMO EXPERIENCIA:

“Un jefe de la mafia mexicana descubrió que su contador había desviado a otras cuentas diez millones de dólares de la caja chica”.

“El contador que tenía contratado era sordo, se lo habían recomendado de la dirección general del Banco “Bandamex”, porque siendo sordo, pues no podía escuchar nada y en caso de una eventual detención y proceso, no podría actuar como testigo en su contra”

“Así, totalmente encabronado y molestó el feje mafioso le fue a preguntar por los diez millones de dólares, por lo que llevó para que le acompañara al Director General del Banco “Bandamex” que conocía el lenguaje de los sordomudos. Ya sabemos que los directores de los bancos son expertos en todo, pero sobre todo en cómo se chingan los dineros de los demás, así que cuando el jefe mafioso ordenó que le preguntaran al contador sobre los diez millones, el Director del Banco “Bandamex” le preguntó con las señales propias del lenguaje de los sordomudos y este le contestó: “YO no sé de que están hablando”.

“Al contestarle al jefe mafioso lo que decía el contador. Este sacó una pavorosa pistola 357 y le apuntó directamente a la cabeza al contador y le solicito al Director del Banco “BAndamex” que le preguntara de nuevo”.

El contador viendo que no podía jugar con ellos y sabiéndo que si no confesaba lo mataría a él y a su familia, comenzó a decirle con señas al director del Banco “Bandamex”: “Esta bien, el dinero está en varios maletines negros, cerrados herméticamente y dentro tienen el dinero sellado al alto vacio en bolsas para que no se pudriera. Los tengo enterrados en el jardín de la casa de mi primo pebeto que está en la casa 27 del fraccionamiento “los ángeles” ,de la colonia San Pedro, Nuevo León”.

Dicho esto, el Director del Banco “Bandamex”, le contestó al jefe mafioso: “Me dice que es usted un pendejo, que el gobernador con el que está ligado y con sus compadres de este, se lo llevan de pachanga con los gays y que usted es un poca madre que no tiene los pantalones para asesinarle. Que él no tiene miedo a morir porque sabe que los demás que son sus socios lo hacen pendejo y que no tiene usted el valor para matarlo”. Terminando de decirle esto, el jefe mafioso jaló del gatillo y se fue. Mientras, el Director del Banco “Bandamex” salía corriendo al domicilio para llevarse el dinero del contador… y depositarlo en la “lavandería” “Bandamex”.

Y es que al final de cuentas, los mafiosos, no se dan color de que los ganadores de su dinero, al final, son los políticos, empresarios, policías, funcionarios y sobre todo, los banqueros, que cuando ya tienen o acumularon mucho dinero depositado en sus bancos y negocios, son los que los mandan detener o los entregan con sus enemigos para que los asesinen y así, ellos ,se apropian los dineros de la mafia con el que se han vuelto multimillonarios. Si no lo creen, solamente mire a los grandes banqueros y especuladores que, de la noche a la mañana, se hicieron multimillonarios. Y bueno, hoy, son mecenas… junto con los políticos y policías que forman la “VERDADERA DELINCUENCIA ORGANIZADA”, los demás son puros tontos que trabajan para ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here