En opinión: Las garitas y la corrupción por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

descarga (3)

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

“SI NO CABE POR EL PUENTE LO PASAN POR LAS BRECHAS…. CON UNA LANA, Y SI CABE POR EL PUENTE, LO PASAN CON UN DINERO, PERO, TAMBIÉN, HAY QUE AVISARLES A LOS DEL 29, LA GARITA, PORQUE SI NO, SE PUEDE CAER EL TIRO”

Hay infinidad de historias sobre la gran corrupción que se generó en la Dirección General de Aduanas, muchos de los funcionarios de esta dependencia tuvieron la oportunidad de obtener enormes riquezas y claro, muchos así como recibían el dinero fácil, lo dilapidaban en lujos y extravagancias. Son famosos los “comandantes” y muchas son las historias de los cabos y de muchos de los celadores que todavía han dejado testimonio de su enorme riqueza o de su enorme brutalidad o de su tontería al dilapidar los inmenso recursos que robaron la pueblo de México, porque al evitar el pago de los impuestos o al permitir las “importaciones” alteradas o el contrabando, lesionaron a empresarios y lesionaron a  comerciantes que no podían competir ante ese contrabando que ellos propiciaban.

También se escucha que, ellos, con las trabas y los trámites interminables que generaban, también, atrasos y corruptelas, por medio de este mecanismo ayudaron a muchos empresarios y agentes aduanales a amasar inmensas fortunas y es por esa razón que en esta Dirección se escuchaba que tal o cual “comandante”, cabo o celador tenían muchas palancas y gozaban de gran protección de políticos, empresarios poderosos o funcionarios importantes. Muchos de esos hombres de poder que podían imponer a tal o cual funcionario dentro de la aduana eran conocidos y recibían, por esa razón, sus “igualas” o en muchos casos, también, eran partícipes del reparto de la “pollas” o  mantenían las redes del contrabando o controlaban la distribución del mismo en los centros de recepción.

Recuerdo que escuchaba las famosas historias de los “comandantes” que hacían fiestas lujosísimas para los bautizos, bodas de los suyos o cuando aportaban los recursos para el apadrinamiento de eventos, eran intocables y brutales, traían, algunos, matones para controlar sus zonas o sus negocios, se sabía de las muchas “señoras” que mantenían y de los muchos hijos a los que lanzaban en la perdición cuando todo les compraban gracias a esos robos a la nación, y así formaron vagos y matones que hoy en día, algunos, son parte del crimen organizado en esas regiones de la frontera. Les dieron todo lo malo, nada de lo bueno, salvo algunos que supieron “aprovechar las oportunidades”, hoy, en muchos sitios, se ven deambular y lamentar a muchos comandantes, cabos o celadores de esa vieja aduana llena de corrupción y de impunidad, cuando al perder sus fueros y sus chambas se vieron en la realidad y se dieron cuenta que no todo era eterno ni podían controlar su altísimo nivel de vida que lograron durante muchos años gracias al robo a la nación. Ellos, aseguran que solamente dieron paso al contrabando, olvidando que ese es un delito y que eran parte de los delincuentes, los que pasaban, los contrabandistas, también eran delincuentes desorganizados, ellos, los funcionarios y celadores de la aduana era la parte de la delincuencia organizada de forma oficial que encabezaban los “administradores” que se hacían pendejos para que todos los demás miembros del “resguardo aduanal” se llenaran los bolsillos y les llevaran sus “pollas” y a su vez a los demás funcionarios de Aduanas , del SAT y de la Secretaría de Hacienda, y bueno, este nido de “ratas” también apoyaba en la corrupción y sus repartos a las policías y políticos locales y a los policías y funcionaros federales, por esa razón, y por otras más que sufrían diariamente los ciudadanos en las fronteras, lanzaron gritos de apoyo y alegría a la declaración del presidente Peña Nieto ,cuando declaró que se clausuraban las garitas y se trataba, nomás trataba, de moralizar a las aduanas que siguen siendo un nido de ratas y hampones.

Advertisement
Advertisement