En opinión: Pollos Y Gavilanes por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

descarga (3)

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

“¿Cuántas veces hemos oído decir que la vida no es justa por tal o cual motivo? Pero es cierto, la vida no es justa, jamás lo ha sido, así que hay que acostumbrarse a ello”

“Al mundo no le importará tu autoestima. El mundo esperará que logres algo, independientemente de que e sientas bien o no contigo mismo”

“Si metes la pata, no es culpa de tus padres, así que no te lamentes por tus errores, aprende de ellos”

“Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como lo son ahora. Ellos empezaron a serlo al pagar tus cuentas, limpiar tu ropa y escuchar hablar acerca de tus problemas. Así que antes de emprender tu lucha por las selvas vírgenes contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación”

“En el colegio puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no. En algunas escuelas ya no se pierden años lectivos y te dan las respuestas que necesitas para resolver correctamente u examen y facilidades para que tus responsabilidades sean cada vez menores. Eso no tiene nada que ver con la vida real”.

“La vida no se  divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre”

“La televisión no es la vida diaria. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar”.

“Sé amable con los “nerds” (los más aplicados de tu clase) existen muchas posibilidades de que termines trabajando para uno de ellos”

BILL GATES.

NO ES MALO CONOCER LO QUE PIENSAN LOS GRANDES HOMBRES QUE SABEN TRIUNFAR Y CONDUCIR SUS VIDAS Y ALCANZAR NIVELES DE VIDA INMEJORABLES. Pero esto nos lleva a ver la realidad y esto es algo que a muchos les ocasiona terror y horror y prefieren vivir en la televisión, en el futbol, en la pachanga, en la cobardía y en la pendejez.

Por esa razón un artículo de Victor Fuentes aparecido en Reforma el 21 de noviembre, nos debe hacer reflexionar para no dejarnos engañar. Nos comenta: “La industria avícola nacional CONSPIRÓ para manipular y acordar los precios de la carne de pollo en detrimento de los consumidores en el Valle de México” y seguramente en todo el país.

Y para que veamos que la burocracia de vez en cuando sirve para algo y la “justicia” lenta pero llega, nos comenta que “después de cinco años de investigación, la Comisión Nacional de Competencia Económica concluyó que cinco de las empresas más importantes del sector incurrieron en prácticas monopólicas absolutas en 2008 y 2009”. Y creo que siguen haciéndolo independientemente de esos descubrimientos de la CFCE, porque los precios de la carne de pollo ni del huevo han bajado, pro si no lo saben los burócratas y funcionarios de esa institución, por ello “la conducta desplegada por las responsables evitó la competencia entre ellos y obligó a los consumidores de pollo a pagar precios más elevados a los que existían derivados del equilibrio entre la oferta y la demanda”. Así se les multa a esas empresas con 130 millones de pesos, pero nadie hala de lo que nos han jodido y la tragedia que han provocado ya que muchos niños y jóvenes en crecimiento dejaron de comer pollo a causo de esos monopolistas y usureros, acaparadores y transas. Y esas empresas son: Bacocho, Pilgrim´s, Polo de Querétaro y San Antonio, así como UNA y para justificar la gran transa y robo a los ciudadanos dice y aseguran que “ellos actuaron con buen fe”, como si los directivos de esas empresas y dueños de las mismas no supieran lo que operaron para chingarnos a todos los mexicanos. Así que ganado cientos de millones ellos son multados para taparle el ejo “al pollo” con una cantidad insignificantes que seguramente les será modificada porque ellos si cuentan con contadores y abogados y las relaciones para que todo quede igual y ellos en la impunidad. Así que: juega el pollo que vienen los gavilanes…

Advertisement

Y QUÉ CURIOSA FORMA DE MULTAR, la misma Comisión señala que el daño ocasionado por esa práctica monopólica en el precio de la canasta básica de los mexicanos se estimó en 604 millones de pesos durante los 44 días que, dicen, operó esa forma de controlar el mercado, pero en la realidad vemos que sigue siendo controlada igualmente, porque solo basta ir a los mercados para ver lo que sucede.

Y esto es igual a lo que señala Frei Beto, cuando se refiere a los políticos domesticados de la izquierda, como lo pueden ser los nuevos hombres del control del PRD o Marcelo Ebrad con su maestro Manuel Camacho Solís o tantos otros que conocemos: “Muchos izquierdistas proclaman que superaron el maniqueísmo izquierda-derecha, inadecuado para este mundo globalizado. Mera retórica para justificar el aburguesamiento de quien en nombre de la izquierda adoptó un estilo de vida a imagen y semejanza de los poderosos de la derecha”. Siguen hablando de Carlos Marx pero viviendo como Carlos Slim o Carlos Salinas…

Si se supone que ser de izquierda es defender a los más pobres en contra de los ricachones, no entiendo cómo, ante tales notas, los famosos izquierdistas se hacen pendejos y no hablan ni de huevos ni de pollos, con los que robaron a todos. Por algo los vemos reunirse en comedores de primera, con los dueños o los representantes del gran capital, como lo es el dirigentes del Consejo Nacional Empresarial, para darle valor a su poder y declaraciones, argumentando que están en la línea del “pacto” por México. Se supone que la gente de izquierda actúa por principios y no por intereses como los grandes empresarios y así, ahora, vemos que los de la izquierda domesticada actúan por intereses y dejan los principios. Por eso abundan los arribistas que salidos del PRI, ocupan los puestos en los partidos de izquierda, y someten, por medio del control y de la compra, a todos los militantes que, desilusionados, emigran mejor a la inactividad y dejan de protestar con el argumento de que: “todos los políticos son igual de mierdas” y no tiene caso desgastarse en luchas perdidas de antemano.

Pero, juega el pollo, que al final, los gavilanes se joden a todos….

Advertisement