En opinión: Buenos deseos por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

sóc

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

“Cuando Dios te quita aquello que tenías agarrado, él no está castigándote, sino simplemente abriendo tus manos para recibir algo mejor” y bueno, esto sería lo que todos deseamos que suceda en nuestras vidas. Hay veces que se pierde y otras en las que se gana y mi experiencia me dice que, normalmente, cuando pensamos que hemos perdido, a veces, ganamos.

El día primero de enero, en lo que es la explanada de la Danza, frente al palacio municipal de Oaxaca, tomaba protesta como presidente electo Javier Villacaña y testificaban además de los muchos invitados y acarreados, el gobernador Gabino Cué y el presidente del Tribunal Superior de Justicia, el presidente del Congreso y el jefe de la zona militar. Ya se sabe, en este tipo de actos, el escándalo de las porras, los aplausos, los saludos, los abrazos, los apapapachos, los “hay te llamo”, “nos hablamos para comer”, “me dio gusto verte”, en fin, pomposidades que no dejan de ser interesantes observar en este tipo de eventos. Algunos me dicen que el regreso de un presidente municipal del PRI en Oaxaca es la muestra de que se pude lograr cambiar los desmadres que vemos en toda la entidad, y que seguramente, Javier, tiene, desde que ganó la elección municipal, el camino abierto para legar a ser el próximo gobernador emanado del PRI: que ya demostró “que si se puede”. En fin ,todos hablan de las caras largas de los que se van, toman “valor” para contar los muchos desmadres y desmanes que hicieron durante su mandato, hablan de los saqueos y robos que se hicieron en las arcas municipales, de los negocios y de las relaciones perversas entre algunos ex funcionarios del gobernador que se fueron, “necesariamente”, ante las críticas que generaban y de los empujones que se dieron para que las gentes de Marcelo Ebrad fueran colocadas en puestos claves para iniciar una ofensiva política que le lleve a la “presidencia”, y para ello, nos hablan, alocadamente, de los nuevos funcionarios en seguridad y bueno, yo creo que en verdad la perversidad de las mafias es enorme y que también se dará en Oaxaca un tiempo donde nadie podrá tener seguridad ni la confianza de que no se le vigile y se haga espionaje en su contra, porque las pequeñas dictaduras de la mafia política saben que, por este mecanismo, pueden doblegar a muchos ciudadanos que no están de acuerdo con ellos; se habla en forma abierta de la mafia de la “mano caída” y de la ligada al narcotráfico y la narco política y los negocios, en fin, en este tipo de eventos no solamente se ven repetidos los mecanismos y las formas del poder que pretenden dejar bien marcado lo que será el fondo del mismo; sin duda que hay cambios, no es posible que Javier Villacaña sea igual que los perversos y deshonestos que dejan el puesto, puede ser peor o igual, porque, finalmente, en todo su discurso no hablo de que investigaría los robos de los recursos públicos ni los grandes negocios que se hicieron en el anterior gobierno municipal, ni tampoco se habló de que se investigará y castigarán, tal vez, porque se “quemó con leche” el gobernador, cuando hablo del tema del gobierno anterior y dejó en la impunidad a los pillos para alentar a otros como Jorge Castillo y más miembros de la pandilla en el gobierno, además de los compadres, amigos y socios de los des gobernadores o de los financieros que son los que en verdad mandan y desgobiernan en Oaxaca. Bueno, además de los grupos del narco y del narco empresariado que dejan ver sus garras en muchos de los municipios, además de la capital del estado.

Y bueno, todos esperan un cambio de gobierno, eficiente y que en verdad haga algo y no se dedique a la grilla para tratar de “llegar” a ser gobernador, sino que se dedique en cuerpo y alma a resolver y cumplir con lo que prometió, y todos, todos, esperamos que se lleve a la cárcel a los que han robado los recursos del pueblo oaxaqueño y si lo hace, a lo mejor se gana el voto popular para “la grande”… si es que quiere o que puede. Esperamos que quiera y que tenga los arrestos para poder y no dejarse convencer en que lo mejor es hacerle al pendejo y dejar que los que robaron sigan en sus casas gozando de los dineros del pueblo oaxaqueño, o bien, viajando para tomar “un merecido descanso”, esperado mejores tiempos para darnos otro zarpazo…. Total si de chingar se trata, como diría el indito: yo, también, soy de la orquesta… esperemos que los Santos Reyes no nos traigan frustraciones sino buenas acciones envueltas en el oro, la mirra y el incienso, como prueba de que todo podrá cambiar para bien, a pesar de los malos augurios que se ven en el cielo oaxaqueño… no hay duda  de que la política sigue siendo perversa y dictatorial….”EN POLÍTICA: SOCIOS O CÓMPLICES”, no hay más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here