En opinión: Las trampas de la Cruzada contra el Hambre por Horacio Corro

¡Comparte!

cor-300x121

Por Horacio Corro Espinosa
Estoy seguro  que  muchos  mexicanos sabemos que existe un programa que se llama  Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH), pero ¿cuántos de nosotros sabemos lo qué es eso?

Les voy a confesar algo. Yo tampoco sé qué es ese programa, pero aún así me voy a reventar este comentario. Para enterarme sobre lo que es la CNCH, me metí al portal de Sedesol. Lo que me interesaba encontrar ahí no lo hallé, más bien, no existe.  No hay información que diga sobre los impactos que ha causado el programa en determinadas zonas geográficas del país.

Entrar al sitio de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, es encontrar fotos y más fotos y unos videos que conmueven a las lágrimas para que se afloje el moco. Eso es todo. Por ahí, perdido entre las fotos, hay un enlace que lleva al decreto con el que se estableció el Sistema Nacional para la Cruzada Contra el Hambre. También están ahí los municipios elegidos, dependencias involucradas y el número de programas. Nada más.

No hay información sobre gastos ni beneficiarios específicos. Parece que es la misma información que uso el PRI en su tiempo y luego el PAN y otra vez el PRI, sólo que ahora con la marca de moda: la CNCH.

Cuando comienzas a leer los nombres de los 400 municipios seleccionados dentro de este programa, te comienzas a preguntar una bola de cosas, como por ejemplo: ¿por qué escogieron a estos y no a otros del país?

Sea cual sea el programa que se realice en cualquier ciudad o comunidad, la CNCH  será quien informe, pues toda actividad debe llevar la marca CNCH.

Esto me lleva a pensar que a quien están proyectando para la próxima candidatura a la presidencia de la República, es a la tal Rosario Robles. Ella será la única beneficiaria de este programa hueco y sin forma, ya que no tiene nada en números y mucho menos datos palpables. Maneja datos tan generales que no aclaran nada, como por ejemplo: “De los 7 millones de personas en pobreza extrema de alimentación en el país, hoy más de 3 millones ya gozan de los diferentes beneficios y acciones de esta estrategia”. Otro ejemplo: “294 mil familias con tarjeta sin hambre. Otro: “8 mil tiendas Liconsa”.

Advertisement

Pero, ¿quiénes son estas personas sin hambre, dónde están? ¿Cuáles son las familias con tarjeta sin hambre? ¿Dónde están  ubicadas las  tiendas Liconsa? Y no hay respuestas.

Para llevar a cabo este programa en la entidad oaxaqueña, se contrataron a 12 coordinadores regionales, 146 coordinadores municipales, 133 enlaces municipales y 570 promotores comunitarios. Toda esta gente es dirigida por un coordinador estatal, ella es la Antropóloga Silvia Solís. Esta persona tampoco se manda sola, es coordinada por el Delegado de la Sedesol.

Pero qué creen, que a toda esta gente, que suman 861 trabajadores, no se les ha pagado nada desde el mes de noviembre. En los primeros días del mes de diciembre, se les prometió a los trabajadores que se les pagaría antes del 24, pero con una condición, que no tuvieran rezagos en su trabajo, como son actas constitutivas de los comités comunitarios, etc. Todo el personal cumplió con tal de que se les pagara pero pasaron los días y nada de lana les ha llegado a sus bolsillos.

Ahora les volvieron a prometer que les pagarán siempre y cuando entreguen todos los reportes y relatorías entre otros trabajos, pero la lana no llega. Los trabajadores sospechan que la misma Antropóloga Silvia Solís, esté jineteando el dinero. Aunque hay otros optimistas que aseguran que la Cruzada contra el hambre, de eso se trata, de matar de hambre a sus trabajadores. ¿Será?

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

Instagram: Horaciocorro

horaciocorro@yahoo.com.mx

Advertisement