En opinión: No los engañe señor gobernador por Horacio Corro

¡Comparte!

cor-300x121

Por: Horacio corro Espinosa

Cuando las cosas le empiezan a salir mal a la gente, cuando sienten que se los lleva esa señora que se lleva a todos los que andan de malas, cuando suponen que no hay de otra más que echarle la culpa a quien se deje, acuden con los que se dejen, y con eso sienten que ya están salvando su prestigio. Creo que es el caso del Gobernador Gabino Cué Monteagudo y su Secretario de Salud Germán Tenorio Vasconcelos.

Hoy, estos dos personajes estarán en la ciudad de Huajuapan de León. Como es sabido, Germán Tenorio, le ha fallado varias veces a los ciudadanos oaxaqueños quienes le han reclamado a través de firmas y medios de comunicación, su poco interés que pone en los servicio de salud que ofrece a la ciudadanía.

No es la primera vez que los ciudadanos le han pedido al gobernador la renuncia del secretario; incluso, en la audiencia número 33, Gabino Cué, le hizo saber a Avaaz -Red Global de campañas online, quien le mostró 50 mil 500 firmas recabadas para exigir la renuncia de Germán Tenorio, que esa decisión es “una facultad única y exclusiva del gobernador nombrar y remover servidores públicos”.

Ha sido tanta la presión nacional e internacional sobre el gobernador, que cree que con el poner la primera piedra para la construcción del edificio para los servicios de salud en Huajuapan, podrá limpiar un poco su imagen percudida.

Cuando una persona no aguanta sobre sí misma la cantidad de crueldades que ha hecho a lo largo de su vida, busca una persona a quien contarle su negro historial. Quien escucha, se hace cómplice y a la vez, se convierte en el papel sanitario para que, el de los pecados, limpie un poco de su retorcida conciencia. Cuando termina de echar todo encima del oidor, éste, se queda con un bulto pesadísimo sobre su lomo y el pecador se va ligero.

Supongo que son las intenciones de Gabino Cué y Tenorio Vasconcelos para usar a Huajuapan con esos mismos fines. Todas sus culpas, todas las manifestaciones internacionales  y nacionales que hay sobre estas cabezas, hoy llegarán a esa ciudad para limpiarse un poco con el pueblo. Además, casi lo aseguro, también llegan a mentirle a los ciudadanos, al colocar la primera piedra para la construcción del hospital “Pilar Sánchez Villavicencio”.

Advertisement

En realidad, sólo llegan sólo tomarse la fotografía para que el mundo vea como están de ocupados y preocupados por el pueblo. Además, esperan que el pueblo se incline ante ellos en agradecimiento a algo que no está planeado, a algo que está fuera que todo proyecto, a algo que está fuera del presupuesto. Llegan a que la gente olvide a la mujer que hace días parió en la banqueta de este hospital.

La ciudadanía se pregunta: ¿cómo es que de un día a otro decidieron construir un edificio cuando no hay ningún proyecto al respecto? Y en serio, ¿dónde están los planos, los estudios para esta obra que quieren echar a andar?

Por favor señor gobernador, no se vaya usted a burlar de los Huajuapeños, de los mixtecos. Es muy fácil poner una piedra en cualquier lugar y dar unas paladas de cemento alrededor de ella. Cosa distinta sería que usted llevara bajo el brazo los planos: desde el levantamiento topográfico hasta la maqueta si es posible. Pero el poner la piedra a nivel de piso, no es la piedra angular del edificio.

No dudo que este día, usted esté rodeado de personas que quieren creer en algo y han puesto sus creencias y esperanzas en usted. Señor gobernador, de la esperanza, de la creencia, nadie tiene derecho a burlarse ni mucho menos a que se lucre con ella.

Hay gente que en su desesperación, en su soledad, ha creído una y otra vez en los políticos. Creen que algún día ellos puedan darle solución a sus problemas, pues no conocen otro camino que poner sus ojos sobre los hombres: los gobernantes.

Señor gobernador, no vaya a abusar de esta gente. Ya suman muchos años las veces que han sido defraudadas por otros políticos. Ojalá, no vaya a engañarlos ni a usarlos para la fotografía.

 

Twitter:@horaciocorro
Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

Advertisement