La P de los oaxaqueños

¡Comparte!

wil

Una de las letras más interesantes del alfabeto español mexicano, hay que aclararlo, es la letra P (de Pedro). Aunque la más usada es la letra E.

En un texto cualquiera, las vocales ocupan alrededor del 45% del contenido, pero de estas 5, las que más aparecen son las letras E y A. Las consonantes más frecuentes son: S,R,N,D,L y C. Las seis letras menos frecuentes son: Z, J, Ñ, X, W y K. Eso aseguran los expertos. Pero no aparece la P.

La letra p es la decimonovena letra del abecedario español y decimoquinta de sus consonantes. Es bilabial oclusiva sorda. Su nombre es pe y su plural pes. La p es el símbolo químico del fósforo; es la abreviatura de página, en singular. Es la abreviatura de padre. La p es muchas otras cosas más.

Yo siento que a la letra P se le ha tratado de ocultar porque es la letra más interesante, más llamativa del español mexicano. Esta letra interviene en la formación del repertorio favorito del mexicano.

Con p empiezan los socorridos adjetivos que ponen en entredicho la virilidad de un hombre y la honorabilidad de una mujer. En física, la p es símbolo de potencia, y en política de poder. Curiosamente, muchos de nuestros males políticos también empiezan con “p”: panistas, perredistas, priísta, petistas, panalistas… A final de cuentas las palabras Partido y Política empiezan con la misma letra.

A propósito de partidos, abro paréntesis: ¿Saben que los siete partidos políticos nacionales se repartirán este año una bolsa de 3,810 millones de pesos de financiamiento público? Esto es un monto del 6.9% superior a lo que recibieron el año pasado. Cierro paréntesis.

Hace años, calculo que en los 70’s, aparecía un anuncio en algunos periódicos de circulación nacional, el cual me gustaba mucho leer. El anuncio promocionaba la venta de los peines pirámide, y debajo de este título aparecía una larga lista de nombres comenzados con la letra p, y que tenían relación con el pelo: Pepe Pérez Peluquero, peina personas pudientes, personajes poderosos, por procedimientos particulares, prepara pociones para pelo, pone patillas parejas. Puede parecer petulancia, pero Pepe Pérez, peluquero, puede probarlo personalmente porque, Pepe Pérez, peluquero, porta Peines Pirámide. Pepe Pérez peluquero pregona primorosos peinados, puede pintar pelo pajizo, preparar pelucas para pelones, peinados pa presumir. Políticos, policías, puñales, pránganas, padrotes, periodistas. Peines pirámide peina pelos parados para presidentes pachones. Peina para propaganda política prejuiciosa. Pepe Pérez Peluquero prefiere… Peines Pirámide, etc. etc.

Advertisement

En política abunda la p. Los ciudadanos califican a los políticos como pobres políticos pencos, peleles, pepenadores, perdidos, pendencieros, podridos… ¿Y nuestros políticos cómo nos ven a los ciudadanos oaxaqueños? Nos ven igual que nosotros a ellos, con la letra p, pero un poco más jorobada. Apenas si nos dan chance de levantar la cabeza por encima del agua cuando ya nos estamos

ahogando. Y ni modo, así es el político de poca monta, nos aplastan para sentirse como un astro ante sus gobernados. Y para reforzar su actitud nos mienten.

En cada campaña política los políticos siempre nos dicen que la patria chica es primero. El pueblo los lleva al poder y éstos solo se acuerdan de su familia y de sus cautes que les harán el trabajo sucio, antes y durante su administración. ¿Y el pueblo? El pueblo es un pobre pescuezo.

Advertisement