En opinión: El pueblo que aguante por Wilfrido Hernández Martínez

¡Comparte!

wil4

Ahora que todos resultan constitucionalistas convenencieros, analicemos lo que dicen los nuevos millonarios del TEPJF. El pasado jueves se asegura que la mano perversa del asesor Jurídico de la Presidencia de la República Humberto Castillejos fue la que incluyo el texto para cumplir con la constitución de entregar más dinero a los magistrados del referido instituto. Ante tal desatino, los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación fijaron su postura al respecto de la polémica, por lo que mediante comunicado los juzgadores manifiestan que en “las reformas de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la federación que aprobó el Congreso de la Unión no se determinó una pensión vitalicia, sino un haber de retiro” recordando que el derecho al “haber de retiro” está contenido en el Artículo 94, párrafo XII de la Constitución, y se debe ajustar a lo que exige el Artículo constitucional bajo los principios de racionalidad, transparencia y honradez” Hasta aquí, lo que a ellos beneficia. Lo malo es que como conocedores del espíritu constitucional, olvidan que hay derechos superiores a lo que los viejos reclamamos por lo que tenemos que volver al librito de buenas intenciones, que se publicita como Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Pregunto a los distinguidos magistrados del TEPJF. ¿Dónde queda el contenido de los siguientes artículos? Artículo Primero. En los Estados Unidos Mexicanos todas la personas gozaran de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los Tratados Internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos bla, bla, bla. Está prohibida la esclavitud en los Estados Unidos Mexicanos. Pregunto a los doctos magistrados del TEPJF, ¿Cómo definen trabajos de 10 y 12 horas en zonas paupérrimas en la mayor parte de los estados que forman la federación?

Pero continuemos. Que dice el ninguneado Artículo Tercero. Párrafo dos, “La educación que imparta el estado tenderá a desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de solidaridad internacional en la independencia y la justicia. Fracción I. Garantizada por el artículo 24, la libertad de creencias, dicha educación será laica y, por lo tanto se mantendrá por completo ajena a cualquier doctrina religiosa. Inciso d.- Será de calidad bla, bla, bla. Fracción IV Toda educación que imparta el estado será gratuita. Artículo IV. Párrafo tercero. Toda persona tiene derecho a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. El Estado lo garantizara. Párrafo cuarto. Toda persona tiene derecho a la protección de la salud. Párrafo séptimo. Toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa. Párrafo doce. Toda persona tiene derecho a la educación física y a la práctica del deporte. Corresponde al Estado su promoción, fomento y estimulo.

Advertisement

Señores diputados del PRI, Verde Ecologista, Nueva Alianza y señores Magistrados del TEPJF, ¿saben si se cumple con estos elementales principios? Por la acciones que han tomado, impera más el dispendio de los recursos de los mexicanos, que seguir fortaleciendo y cohesionando a nuestra sociedad, que carece de lo elemental al permitir a quien así lo desea, gobernadores, secretarios de estado y presidentes municipales invalidar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Artículo VIII. Los funcionarios y empleados públicos respetaran el ejercicio del

derecho de petición, siempre que esta se formule por escrito, de manera pacífica y respetuosa. Pregunto, ¿los magistrados se interesan porque se cumpla con 113 millones de mexicanos? Continuara.

Advertisement