En opinión: “Ciclos cumplidos” por Wilfrido Hernández Martínez

¡Comparte!

will

Ante tanta algarabía, la memora de los Oaxaqueños ha cedido al paso de los años en el olvido. El pasado viernes 18 de julio del 2014, el grueso de los 3.8 millones de oaxaqueños olvido la muerte del Patricio Benito Juárez García, ocurrida en el año 1872. De acuerdo a los médicos que lo atendieron informan que hubo dos etapas en la enfermedad que llevo al Benemérito de las Américas a la tumba. Primero se cita que el 17 de octubre de 1870 el Presidente Benito Juárez presentaba un cuadro patológico que los periódicos de la época describieron como “congestión cerebral” En enero de 1871 muere Margarita Maza de Juárez, hasta este evento, Juárez y su esposa fueron atendidos por el Dr. Rafael Lucio, meses después, el 20 de marzo de 1872 él Dr. Ignacio Alvarado le diagnostica “angina de pecho” al Presidente, describiendo que hubo mejoría y así transcurrieron varias semanas sin complicaciones. El 8 de julio, 10 días antes de la muerte del Presidente Juárez el médico le recomendó una dieta que consistió en alimentarlo con, ”Vinos. Media copa: jerez, Burdeos, pulque: sopas, tallarines, huevos fritos, arroz, salsa picante de chile piquín, bistec: frijoles, fruta y café, para ingerirlos en la comida entre una y las dos de la tarde”. En la noche a las nueve, de cena, “una copa chica de rompope”. Y como sucede en la política, mintieron a pueblo al declarar desde la casa oficial que el Presidente tenía problemas con una de sus rodillas, por lo que al siguiente día 18 de julio al dar la noticia de su fallecimiento, el pueblo se encargó de propalar que a Benito Juárez García lo habían envenenado, teniendo que rectificar su final el Dr. Ignacio Alvarado. Oficialmente el Presidente Juárez muere a las once y media de la noche del 18 de julio de 1872 en su casa de la calle de Moneda No.1 firmada por sus médicos Ignacio Alvarado, Gabino Barreda y Rafael Lucio. ¿Aguantarían los restos de Juárez un estudio de ADN?

Advertisement

El domingo 20 de julio en las primeras horas quedo sepultada PEMEX y la CFE. Esa madrugada el senado de la cosa pública, entendida pomposamente como república sepulto con una votación de 89 votos a favor y 27 en contra, la Ley de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad, que dejan de ser paraestatales para transformarse en empresas productivas del estado. En una des usual sesión dominical, cubierta por las notas del avión de Malasia derribado y de la detención de “mamá Rosa” todo transcurrió “aterciopeladamente” Nuevamente las fracciones partidistas del PRI, PAN y VE hicieron mayoría superando todo escoyo, para que los “representantes populares” conocidos como diputados, y ahora convertida como cámara revisora, obedezca ciegamente los designios del quien les da órdenes ratifiquen lo acordado, en la otrora cámara revisora. ¿Contradictorio? Así es como ahora el papelón que realizan la cámara baja y alta. Se cambiaron las obligaciones. Si se está desmantelando PEMEX y la CFE. ¡Donde está el dinero que cada una de ellas representa¡ Cero y van tres. Primero la Ley de Trabajo aprobada por al PRI y PRD dejo indefendibles a los trabajadores, con una garantía de ganar 7 fabuloso pesos por hora, sin derecho a antiguedad ni prestaciones sociales. Por su parte en la energética, el entreguista David Penchina creyendo estar frente a la modosita Adela, creyó que su discursillo macuarro había logrado convencer a la ciudadanía. Se cumple el objetivo en la lucha de intereses entre CSG y EPN. El primero entregando TELMEX a Carlos y Enrique a Azcarraga, amarres legales aunque no legítimos, exactamente como en su momento la creación del ROBAPROA.

Advertisement