En opinión: “¿legisladores?” por Wilfrido Hernández Martínez

will

Ayer quedo aprobada la ley secundaria de Telecomunicaciones, misma que fue sacudida en algunos artículos, lo que sirve a los partidos para presumir de las bondades que supuestamente defenderán al pueblo. Lo priistas y perredistas se abrogan “el ahorro que tendrá el pueblo” al no cobrar las largas distancias. Por mi parte estaré pendiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación para seguir comentando este paso dado por la partidocracia, antesala de la burocracia que permea en la función pública. Los resultados de su contenido represivo se notará cuando alguien que no sea parte de la mafia política, violente el “espíritu” de la legalidad. Las infracciones serán sancionadas de forma económica. Mientras esto llega a ocurrir, en San Lázaro se da a conocer “Que el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular los artículos no reservados de la minuta del paquete de Leyes Secundarias de Telecomunicaciones y Radiodifusión”. De telecomunicaciones ya hablaron, pero nadie se atreve a tocar la radiodifusión, donde la carga de publicidad oficial atenta contra los oyentes. Si actualmente no se soporta el chorizo de spots oficiales (155 o 215 por día) que no hablan de ninguna verdad, a partir de la publicación de la referida ley, será intolerable aguantar spots comerciales y spots oficiales. Comento que hace 10 años, exactamente realice con varios compañeros programadores un sondeo de audiencia, quedando impresionados de la forma en que se dejó de escuchar radio en los hogares y en el transporte vehicular.

Comparativamente contrario a lo anterior es el caso del ex alcalde de New Orleans Ray Nagin, que fue sentenciado a 10 años de prisión (no inhabilitación) al ser encontrado culpable de cargo federales de corrupción, relacionado a acuerdos fuera de la ley con algunos proveedores a esa alcandía (acciones comunes que suceden en los tres niveles de gobierno en México). Naginn tiene 58 años, había sido alcalde de New Orleans por dos periodos consecutivos. Pero el juez Ginger Berrigan dictó la sentencia de la Corte Federal, cinco meses después de que un jurado declarara culpable a Ray Nagin en varios casos de soborno formulados en su contra. Por favor siga leyendo. Las autoridades lo acusaron de aceptar más de 200 mil dólares, 2.5 millones de pesos mexicanos y de permitir que miembros de su familia recibieran vacaciones pagadas en Hawai por proveedores. El fiscal con toda oportunidad sostuvo que Nagin fue un funcionario público oportunista, el ex funcionario se deberá presentar en la cárcel de mediana seguridad en Oakdale. No hay duda, con 31 jueces como el que llevo a la cárcel a Nagyn, todas las cárceles de México estaría llenas de personas como Ray Nagin. En Oaxaca la lista superaría los 5 mil delincuentes en sus variantes de solicitantes de sobornos y desvío de dinero oficial, empezando por los presidentes municipales. ¡Ah pero sobre esto nadie legisla¡

Lástima que no haya dinero para proyectos artesanales o de infraestructura en Tlaxcala donde la miseria en mayúscula, y si se tenga para trabajadores temporales que vienen huyendo de Guatemala, Honduras y el Salvador. Pregunto ¿porque no se actúa como lo hicieron los canadienses cuando tuvieron dos actos criminales cometidos por mexicanos, que llegaron sin visa? Primero ubicaron la identidad de estos dos criminales y después cerraron sus fronteras, para exigir visado. Aquí dejamos que lo peor de Centroamérica contamine la ruta de la bestia, donde viajan complacientemente de a gratis. Es preocupante que las cinco entidades que se vienen transformando en las más inseguras, son recorridas por la bestia, arrancando de Chiapas, Quinta Roo, Veracruz y Oaxaca. Sigamos cerrando los ojos.