Detienen a genio matématico que mató y descuartizó a chica; se dio a la fuga por un año

¡Comparte!

mendez-ovalle3_619x300
Luego de estar tras su pista por más de un año, las autoridades dieron con el paradero de Javier Méndez Ovalle, un joven prodigio que a los 19 años ya contaba con varios reconocimientos a su destacado intelecto, entre ellos, la medalla de oro de la Olimpiada Nacional de Física 2011; el motivo de su detención: el homicidio de una chica de 17 años.

El año pasado, Sandra Camacho conoció a Méndez por Facebook. Tras una breve relación virtual, él ofreció ayudarla a encontrar trabajo como edecán. El 27 de junio de 2013 se dio su encuentro personal, fue ese día el último en que Camacho fue vista con vida. Dos días después, bolsas de plástico con restos mutilados de la chica fueron halladas en diversos puntos de Tlatelolco.

Según versiones oficiales, Méndez Ovalle ganó la confianza de la chica al contarle sus logros académicos: dos años antes había sido el ganador del Olimpiada Nacional de Física y en 2012 había sido representante de México en la Olimpiada Internacional de Física, celebrada en Estonia. En contraparte, Sandra tenía el ánimo por los suelos, ya que no consiguió su ingreso a la Universidad Autónoma Metropolitana, UAM.

Con diversas informaciones proporcionadas a las autoridades, se supo que Javier Méndez fue la persona con la que Sandra de Ixtapaluca, Estado de México, se citó en metro Tlatelolco. La confirmación se dio mediante las cámaras de vigilancia. Además, con ayuda de la Policía Cibernética, se logró obtener la dirección IP y las empresas telefónicas ayudaron a la ubicación del domicilio del joven genio, que luego de un cateo realizado por la PGJDF, se ratificó como el lugar en que se realizó el homicidio de la chica.

Sin embargo, Méndez Ovalle ya se había dado a la fuga. De inmediato, las autoridades procedieron a activar diversos protocolos para su detención, al darse aviso a las procuradurías estatales e incluso a la Interpol, ya que el joven recientemente había ganado una beca para estudiar en el extranjero.

Advertisement

Así, tras 13 meses prófugo de la justicia, el pasado 28 de julio se logró la captura del genio matemático, quien se había ocultado todo este tiempo en casa de una amiga en Querétaro, donde trabajaba como mesero en una cafetería y se hacía llamar José Carlos Méndez.

Según informes, Javier pasó la tarde del 27 de junio de 2013 con Sandra: fueron a un centro comercial, vieron una película y fueron a su departamento, pero tras una discusión Méndez Ovalle asfixió a la chica y después, con precisión quirúrgica descuartizó el cuerpo de la joven, depositó los restos en bolsas y luego las tiró en diversos contenedores de basura de su unidad habitacional. Tras limpiar la sangre del lugar, fue con su familia a Tecámac, Estado de México y luego desapareció sin mencionar lo sucedido. Un año después, al ser aprehendido, confesó todo.

Luego de su confesión,  fue trasladado al Reclusorio Norte, acusado de feminicidio. Actualmente está bajo disposición del juez Séptimo Penal, quien decidirá su situación jurídica. Los padres de Méndez Ovalle aún no se explican cómo el genio matemático pudo ser capaz de tal asesinato, ya que nunca dio muestras de comportamiento violento; aunque conocidos aseguraron que “arrancarle un saludo era más que complicado”.

Advertisement