En Opinión: “Plantaciones de coca…” por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

libros3_620x299
¡QUE CONSTE,.. SON REFLEXIONES!
         En Chiapas, los indígenas tienen la terrible costumbre de consumir grandes cantidades de coca cola, esto les está generando problemas serios en la obesidad y  diabetes, pero las autoridades se hacen pentontas porque este gran negocio que genera graves problemas de salud, que tenemos que pagar con los impuestos todos los mexicanos, para que un grupo de hampones nacionales y extranjeros realicen un gran negocio privado, es parte de los negocios que deben de proteger los políticos que no resuelven los problemas de las gentes y se dedican a proteger los negocios de sus socios y cómplices.
         A lo mejor, por eso mismo, en Chiapas, se ha localizado, por “vez Primera”, una plantación de Coca y dicen los expertos y los policías que “seguramente es el intento de un grupo criminal para desarrollar este tipo de cultivos en el país para no depender del abastecimiento de la droga de Colombia y Perú”, bueno, ya vemos que con tal lógica estamos salvados los mexicanos. No podemos tener ninguna duda de que las plantaciones de coca en el país son para desarrollar y bajar los precios del producto y surtir directamente de hojas o de producto terminado a los consumidores de los Estados Unidos.
         Este cultivo lo localizaron los soldados de la 36 zona militar al mando del General Sergio Martínez, comandante en Tapachula Chiapas y consiste en un predio con 1630 plantas de coca, en una zona colindante con Guatemala. Pero curiosamente a pesar de que nos dicen que es la primera vez que se localizan las plantaciones de coca, si han encontrado laboratorios de procesamiento de cocaína lo que demuestra que, finalmente, en algunas zonas se procesan las plantas que vienen surtidas desde Guatemala o bien ya son plantíos generados en el país. No podemos negar que con los controles y los precios bajos que se tienen de los cultivos de café, hay muchas posibilidades que las zonas de producción cafetalera se conviertan en poco tiempo en zonas de producción de plantas de coca, lo que les resultará mucho más rentables a los pobres campesinos que mueren de hambre y marginación en esas regiones. Hay que reconocer que las plantas de coca se reproducen en cualquier región en condiciones climáticas adecuadas. Y en México existen muchas regiones que cumplen con esa condición.
SE TENDRÁ QUE RECONOCER QUE ESAS ZONAS SON LAS QUE TAMBIÉN PRODUCEN LAS PLANTAS DE MARIHUANA Y AMAPOLA, PERO TAMBIÉN SON LAS ZONAS DONDE LA VIOLENCIA ES DE TAL FORMA QUE SE FOMENTAN LOS GRUPOS PARAMILITARES LIGADOS AL NARCOTRÁFICO O LIGADOS A LA GUERRILLA.
DICEN QUE EL HAMBRE ES MALA CONSEJERA y en los estómagos empiezan las lealtades y las insurrecciones, si no se atienden esas regiones y se atienden las necesidades del campo mexicano, no solamente sufriremos de la migración a las zonas reprimidas de las ciudades y el tráfico de indocumentados a la frontera norte, también sufriremos quieran o no reconocerlo los gobernantes, la falta de agro alimentos que ya tenemos que comprar en el extranjero como una forma de dependencia mayor de los países ricos.
En tales condiciones no nos extraña que ahora, en Colombia, señalen que hay indicios claros de que los grupos de la delincuencia organizada de México operan en Colombia y hacen tratos con armas, más de dos mil, señalan los policías colombianos, que son parte de los fallidos programas de los agentes norteamericanos  “Receptor Abierto” y “Rápido y Furioso”. Por esa misma razón, un grupos de intelectuales mexicanos demanda la investigación de los agentes mexicanos y funcionarios que permitieron o formaron parte de este tipo de acciones operadas por agentes norteamericanos en nuestro país, violando la soberanía y las leyes mexicanas al contrabandear, regalar y vender armas de alto poder a los grupos delictivos en el país y a los grupos de policías seleccionados para ingresar ese armamento con la “esperanza, decían los espías gringos, de que al armar a los grupos de la delincuencia organizada y a los policías mexicanos se matarían entre ellos”, cuando finalmente se descubre que mucho de ese armamento ha servido también para liquidar a los agentes norteamericanos que operan en el país y ahora descubren que son tantas las armas regaladas en ese contrabando que se exportan a países como Colombia, Perú, Bolivia y seguramente Venezuela. Pero aquí le hacemos al pentonto y nadie investiga ni busca consignar a los responsables…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here