En Opinión: “El chiquero y los marranos…” por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

libro2_620x299

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

Uno de los teóricos de la Revolución Socialista, Lenin, declaraba que: “sin planeación no hay revolución”. Muchos son los que escogen los caminos sencillos de la revuelta con símbolos anarquistas, no planean nada y solamente destruyen todo impidiendo el que se hagan las cosas más o menos bien, así hemos visto cómo proliferan los “anarquistas”, muchos de ellos pagados o alentados por los grupos de poder para generar este efecto y el miedo a los manifestantes o para alentar la represión por parte de los grupos de poder dizque para imponer un “estado de derecho”, alegando que la justicia no se reclama por la violencia, cuando la violencia se ha generado por las fallas del gobierno o por las sociedades y complicidades de sus miembros con los grupos de la delincuencia que han fortalecido los grupos de la narcopolítica y la narcorrepresión, como una forma de control de las masas que ya no soportan el saqueo y la explotación que se hace en su contra.

POR SUPUESTO         QUE LOS “DIRIGENTES HISTÓRICOS” de los grupos y partidos políticos que se han degenerado en simples comparsas del poder, no son los que deben señalar cómo o cuándo se deben ir los que están para que lleguen ellos, mejor domesticados, más consolidados y mejor pagados que los brutos que hoy buscan puestos y presupuestos para lograr un enriquecimiento que les ha dejado una gran cubeta de mierda. Las bases políticas de los partidos no son taradas como pretenden lo sean los dirigentes y manipuladores del poder, ya no son tan idiotas, ya no se dejan manipular así como así, ya no bastan los discursos demagógicos o las promesas de un “buen fin”, ya no son suficientes las tortas ni los refrescos, y en muchos casos, tampoco se dejan mover por las compras de votos o dádivas en especie o dinero que se reparten por todos lados.

Sabemos que hoy en día, desde que los recursos públicos se dilapidaron en los bolsillos de los políticos, entró de lleno la ambición y dentro de esta, la conciencia de que el que tiene mejores recursos, controla mejor los medios y los grupos, los partidos y los puestos y presupuestos, y esto lo lograron en muchos sitios, gracias a esa mancuerna entre delincuencia organizada y la política, porque simplemente se reproducía algo que estaba ya en las cuentas del poder: la VERDADERA DELINCUENCIA ORGANIZADA SE ENCUENTRA EN LOS PRIMEROS NIVELES DEL PODER, ENTRE POLÍTICOS, FUNCIONARIOS, POLICÍAS, EMPRESARIOS Y BANQUEROS, de tal suerte que solamente unos taparon los juegos de los otros, tal como hoy se nota en Veracruz, con eso que la gente ha venido definiendo COMO LOS JUEGOS DEL HAMBRE… total, chinto , tapa a chinto y todos siguen robando y saqueando a este país, mientras las gentes sufren y se desesperan ante la miseria, la inseguridad, la tragedia, la muerte, los secuestros, asesinatos, la falta de atención médica, educativa, en habitación. Todos sabemos que los de arriba nos roban y engañan y es por esa razón que, cuando se ven fenómenos como la liga de la narcopolítica en zonas marginadas, en vez de denunciarlas, las aplauden, porque piensan que están robando algo de lo mucho que roban los de arriba, y que ladrón que roba a ladrón, obtiene cien años de perdón, cuando en la realidad solamente se complican las relaciones y se generaliza el robo, los asesinatos y la extorsión. Cuando no se tiene conciencia de la realidad, se confunden de tal suerte las cosas, que los mismo jodidos, se ponen la soga al cuello, pensando en que se salvarán, cuando en la realidad se están matando.

La narcopolítica en el país es una realidad que no solamente se manifiesta en los municipios marginados sino en los sitios más encumbrados del poder, está en los bancos, en las empresas, en la política, en los funcionarios, en la policía, protegidos muchos de esos grupos, por amplias relaciones sociales, políticas y económicas que mantienen el control del poder en el país. Ahí están los grandes mafiosos intocables, los grandes banqueros y empresarios que son los que lavan o controlan los flujos de recursos financieros, ahí están los grandes contrabandistas de drogas, armas, gentes, mercancías ligados a los grupos de producción criminal, ahí están los traficantes oficiales de armas y drogas que están ligados a los grandes frentes de seguridad nacional a nivel internacional, como la CIA o los ejércitos que operan este tipo de actos, como el descubierto en el asunto Irán-Contras, donde los militares y espías norteamericanos se aliaron con funcionarios, policías y delincuentes nacionales, que operaron el Rancho El Búfalo, en el estado de Chihuahua, para que con las utilidades se generalizara la guerra en Irán. Ahí están otras operaciones narcomilitares en el mundo que afectan a los mexicanos, como en el tráfico de armas: Rápido y Furioso y Receptor Abierto…. En fin, ahí están el chiquero y los marranos….y no pasa nada. Todos, nos hacemos pendejos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here