En Opinión: “La Estrella de Belén” por Horacio Corro Espinosa

¡Comparte!

libro2_620x299

Se supone que hoy en la noche de hace 2015 años, los Reyes Magos, vieron la estrella de Belén.

A lo largo de los años ha habido muchos intentos para explicar científicamente la Estrella de Navidad. Quiero referirles tres casos. Algunos estudiosos piensan que esta ‘estrella’ fue un cometa. A este cuerpo celestial siempre se le ha conectado con algún evento histórico, como el nacimiento de algunos reyes, por ejemplo. Sin embargo, no existe ningún dato que hable de la presencia de algún cometa que se ajuste a la fecha del nacimiento de Jesús.

Por ejemplo, el cometa Halley se presentó en el año 11 a.C. Otras personas creen que la Estrella de Belén fue un agrupamiento de planetas sucedido en esa noche, y que debido a que esos planetas que orbitan alrededor del sol a diferentes distancias y velocidades, dio la sensación de una inmensa luz creada entre todos. Esta es la teoría de Johannes Kepler (1571-1630). Otros astrónomos aseguran que el alineamiento de múltiples planetas no se mirarían como una sola fuente de luz para formar la estrella brillante como se describe en la Biblia.

Hay otra teoría: la explosión de una estrella o supernova, para explicar la Estrella de Navidad. Desde luego que muchas estrellas son inestables y explotan arrojando un intenso brillo. Sin embargo, no existe reporte científico de una supernova en el año del nacimiento del Señor.

Es probable que las tres explicaciones posibles acerca de la Estrella de Belén, se quedan cortas comparadas con la predicción que encontramos en la Biblia en el libro de Números 24:17 dice: Lo veré, mas no ahora; Lo miraré, mas no de cerca; Saldrá ESTRELLA de Jacob, Y se levantará cetro de Israel.

Y la estrella también se recuerda dentro del Nuevo Testamento en Mateo 2:1-12. Hay que leer completos estos versículos para entenderle, pero en Mat 2:9 dice: Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño.

Si leemos con cuidado los 12 versículos de Mateo 2, nos daremos cuenta que el texto dice que sólo los magos vieron la estrella. Si se hubiera tratado de cometas, alineaciones, y explosión de estrellas, cualquier gente pudo haber visto ese fenómeno y habría libros que lo registraran. En segundo lugar, la estrella fue delante de los magos dirigiéndolos directamente de Jerusalén a Belén. Ésta es una distancia de aproximadamente casi 10 kilómetros.

Es importante notar, que cualquier objeto natural en el cielo se mueve de este a oeste debido a la rotación de la Tierra. Es también difícil imaginar cómo una luz natural hubiera dirigido el camino a una casa particular.

La conclusión es que la Estrella de Belén, no puede ser explicada natural ni científicamente. Fue una luz temporal y sobrenatural. Para los que han leído la Biblia, estarán de acuerdo conmigo que Dios, ha usado luces especiales y celestiales para guiar a su pueblo, como la gloria que elevó el Tabernáculo, esto está en Éxodo 40:34-38. O lo que sucedió en el santuario con la nube, eso está en I Reyes 8:10. Y la luz sobre el apóstol Pablo (Hechos 9:3). Hay muchos otros ejemplos. Estas señales visibles de la presencia de Dios son conocidas como la Gloria de Dios.

Y de los regalos que los Reyes Magos, llevaron a Jesús, ese es otro tema.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here