En Opinión: “Salvemos a los jóvenes, no a bancos y banqueros…” por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

pluma_y_papel

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

“PINCHE PAÍS: SE CIERRAN LAS PUERTAS A LOS JÓVENES PARA INGRESAR A LAS ESCUELAS Y LAS ABREN PARA QUE INGRESEN A LAS PRISIONES”.

“SOMOS UN PAÍS QUE “SALVA” Y “RESCATA” A BANCOS Y BANQUEROS PERO NO SALVAMOS A LAS NUEVAS GENERACIONES”

Muchos, comienzan a hablar sobre los “niños de la Guerra”, sí son los clásicos niños que sumidos en la violencia desatada por las ambiciones de los policías y de Felipe Calderón, para justificar y legalizar y poder, desataron lo que se ha conocido como la “guerra contra el narcotráfico”, sin duda, ordenada y orquestada por los norteamericanos, pero no para eliminar el tráfico y la producción de drogas, sino para vender más armas y equipos y justificar las acciones que les permitieron los policías, funcionarios y hasta militares, a los norteamericanos, en el tráfico y venta de miles de armas que se destinaron, con el cuento de que por medio de ellas se seguirían los pasos de los delincuentes, a los grupos mafiosos, cuando en realidad se fomentó la confrontación entre los grupos de delincuentes y se operaron las acciones como se desataron en los tiempos de la guerra fría, y recordemos que, en el caso del rancho el Búfalo y el escándalo sobre la muerte de dos agentes de la DEA, lo que se viene a descubrir, en la actualidad, por parte de los mismos policías de la DEA, es que, éstos, fueron eliminados, cuando se descubrió el manejo de dicho rancho por parte de la CIA y de los policías que actuaban con los acuerdos presidenciales en la DFS y la PJF, de tal suerte que, además, se les permitió a esos grupos de narcotraficantes que operaban para los policías encargados del gobierno de controlarles, traficar con cocaína y otras drogas de diseño para que, con las utilidades del tráfico de drogas, los norteamericanos, comandados por el coronel Oliver North, pudieran canalizar cientos de millones de dólares en las acciones clandestinas, como en la guerra de Irán-Contras, así, en la actualidad, con Felipe Calderón, se operó el tráfico de armas a nuestro país, violando la soberanía nacional, para que se consuman más armas y equipos y se permita a los norteamericanos operar armados en nuestro país, como un adelanto de lo que será la intervención militar y el control del mismo, con ese escándalo que todavía no para en los Estados Unidos y no se ha investigado en México, con los programas: “RÁPIDO Y FURIOSO Y RECEPTOR ABIERTO”, así, con este manejo y participación del espionaje y los espías norteamericanos en el país, se ha dejado a más de cien mil mexicanos asesinados en esta “guerra”, se han desaparecido a más de 32 mil mexicanos, se han encarcelado injustamente a miles más, se han desplazado de sus regiones y zonas de empleo a más de medio millón, y por supuesto, se han dejado miles de viudas y viudos y miles de huérfanos que, como en Centro América, cuando los norteamericanos operaron las guerras civiles para que los gobiernos compraran armas y equipos bélicos, surgieron los niños de la guerra que se han convertido en delincuentes operando en las bandas de los Maras y de otros grupos de bandas de delincuentes, en México, comienzan a operarse éstos, y se sabe del reclutamiento en los grupos de delincuentes de miles de niños como vigilantes, operadores en el tráfico de drogas y adiestrados  como sicarios, que son los que van sustituyendo a los líderes que van perdiendo las organizaciones en el transcurso de la guerra contra el narcotráfico en este país.

Hoy, en vez de construir escuelas y hospitales, compramos más armas y equipos para la policía que ya tiene un importante control en el manejo de la política nacional, podríamos decir, sin dudas, que estamos entrando a una etapa donde los dictadura de los policías es una realidad ya que, además de operar en forma independiente, también tienen el control y las ligas con los grupos de la delincuencia organizada y los espías que ejercen su poder en el país, para que la política se defina en favor de los intereses de los grupos monopólicos y norteamericanos que son los que tienen el control político en México. De seguir así es lógico que veremos, cada día, los actos violentos donde los niños son los actores más importantes, y esto se debe a que, muchos, son los “hijos de los muertos y los huérfanos y víctimas de la guerra contra el narcotráfico”, ellos, no saben de operaciones clandestinas y de intereses, saben que deben sobrevivir, y para ello, lo único que conocen es la violencia y las armas que se consiguen con facilidad en todo el país, ya sea por medio de los policías o por medio de los narcotraficantes. Así pues, salvamos a los bancos y banqueros y a los delincuentes de cuello blanco y condenamos a los niños y jóvenes de este país a la muerte o a prisión… sin duda, son chingaderas…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here