En Opinión: ”De mal en peor”…. Por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

 

libros-antiguos-3_1024x511

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

         ES TERRIBLE, HORRORIZANTE Y BRUTAL las apologías que se hacen de los criminales, de los defraudadores,  rateros, narcotraficantes, secuestradores, asesinos, muchos, pretenden encontrar explicaciones a este tema, pero la realidad es que la gente copia lo que tiene a la vista, la delincuencia en este país es una forma de vivir desde los políticos hasta los intelectuales y comerciantes, los banqueros y los empresarios, ellos, que se supondría son o deberían ser los ejemplos, son los que muestran este camino por el mal, son los que nos roban en los precios, los que especulan con los productos, los que hacen negocios con los políticos y funcionarios utilizando los recursos naturales y las concesiones y los fondos públicos para hacer sus negocios privados y de ahí para adelante todo se ha convertido en un verdadero desastre. Si tuviéramos curas honestos y empeñados en su labor pastoral no empeñados en el enriquecimiento o en la pederastia, si tuviéramos maestros que fueran apóstoles de la educación y no barbajanes que solamente buscan llegar a las dirigencias sindicales para “mamar del presupuesto” y gozar de los puestos y presupuestos, si tuviéramos políticos que en vez de servirse del puesto en verdad dieran un servicio público a los demás, si tuviéramos banqueros que no fueran especuladores y ambiciosos, que pagaran lo justo por los ahorros y cobraran lo justo por los créditos y no nos robaran como nos roban, si tuviéramos policías en verdad comprometidos en ser los garantes de la vida y las propiedades de los ciudadanos y no servidores de los políticos y narcotraficantes, si tuviéramos diputados que en verdad vieran los intereses de todos y no los de su mafia y su partido, si tuviéramos los ejemplos de valor, moral, educación, honestidad y lealtad, seguramente, no tendríamos que estar en las condiciones violentas en la que nos encontramos.

Cuando tenemos a un pueblo desocupado e ignorante, cuando el nivel de educación de la mayoría es de cuarto año de primaria, podremos entender que los corridos de hampones y delincuentes es la música y la muestra de que por ahí está el sentido de la vida para muchos desocupados y marginados, para los pobres. Muchos, explican que más vale poco tiempo pero gozando lo bueno que toda la vida en la miseria y la pobreza, y es en esta lógica que mejor deciden estar al lado de los malosos y ser parte del grupo de delincuentes, narcotraficantes o sicarios, o ingresar en la política, eso les da poder. Ellos que normalmente son despreciados y maltratados por los poderosos, cuando tienen un jefe y un arma, cuando gozan de impunidad y de protección, se sienten en verdad poderosos y solamente basta escuchar los corridos o estar en sus comentarios y platicas. Todo gira en el consumismo, la miseria genera mucha necesidades y todos buscan tener algo de lo bueno antes de morir, así, prefieren arriesgar vida y libertad pero tener una fusca para demostrarle al que sea que ellos son hombres de poder y de “respeto”, que tienen lealtades con su grupo y para su grupo y que prefieren dar la vida a torcer sus convicciones y pensamientos. Ellos, admiran a los delincuentes que visten a la moda, los delincuentes, admiran a los políticos que les muestran lo que es la moda y las bellezas que da o brinda el poder del dinero y el poder poder, cuando pueden otorgarle a un hampón la impunidad para que opere. Ese es poder.

No se pretenda que escuchen música clásica o algo mejor, ellos, solamente entienden porque así lo hacen sus jefes mafiosos o los jefes políticos los corridos donde se cuentan sus hazañas y se dan muestras de hombría o de inteligencia o audacia. Ellos, lo ven todos los días en la televisión, se enamoran de las morras que hacen los papeles y ven los temas que les interesa. Hace poco en una casa escuchaba que el niño de doce años se despedía porque era la hora en que pasaban la serie: EL SEÑOR DE LOS CIELOS. De ahí toman sus prototipos y la culpa no solamente es de ellos, es del gobierno que no controla porque solamente privilegia la comercialización y los negocios de los poderosos que son sus socios y sus cómplices… así, que cómo se les puede obligar a que controlen lo que exhiben, porque nadie corrige a sus socios y cómplices cuando éstos generan utilidades enormes como las que se generan en los medios de televisión. Ahí, no se pueden pasar las series educativas e históricas, para eso están los espacios oficiales y son tan malos que la gente busca otras opciones para estar pasando el tiempo, “matándolo” como mueren sus neuronas y su conciencia, prefieren vender cigarros, bebidas gaseosas, churritos, papitas, todo lo que jode la salud, y finalmente, cuando la gente engorda y se destruye su vida y su salud, los que debemos pagar por la atención médica somos todos. Las empresas ya se embolsaron las utilidades, y como decía el “tigre” Azcárraga: yo no educo, yo entretengo, y con esa misma lógica nos joden a todos y a los niños a los que van deformando en su vida y en su concepto del mundo y de la vida. Está comprobado que cuando un niños escucha buena música sigue en ese tenor, cuando ve a sus mayores leer en vez de babear frente al televisor, también toman gusto a la lectura, cuando ven comer y come sanamente siguen con esa norma en su vida, cundo ven lo bueno de la vida y saben que no todo son lujos ni excesos, ni buenas chavas, ni muertes violentas, todos se empeñan en ser  mejores; cuando ven servir a los demás y no servirse de los demás, toman conciencia de su deber… creo que los que estamos mal somos todos y en especial los famosos “líderes de opinión” que, solamente, son ídolos de pies de barro. Y de los políticos, pues ni hablar, son una mierda….

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here