En Opinión: “Destruir a un Estado”… Por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

libros-antiguos-3_1024x511

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

         Se cuenta una pequeña historia en todos los pueblos oaxaqueños sobre la bondad de Dios y la maldad del Diablo. Nos dicen: Dios al hacer la tierra la pobló de espinacas, quíntoniles, calabazas, grillos, frijoles, maíz,, chiles, jitomates, aguacates y muchos vegetales más para que el hombre se pudiera alimentar sanamente, pero Satanás, en su malévola influencia, además de convencer a algunos curas a explotar y violar niños, también luchó en contra de la vida sana propuesta por Dios en su infinita bondad, así que en Oaxaca, puso a los macdonals, los puestos de hamburguesas y en los cines hot dogs y palomitas acompañados de coca colas, el hombre fácilmente dominado por la publicidad y por las emociones controladas desde el cine y la televisión, aprobó esa forma de comer con cocas dobles o tamaño familiar, o bien, en los desayunos, “pato al Orange”, gansitos marinela con refresco de naranja… y el oaxaqueño engordó. Entonces Dios para componer esa venganza del Diablo produjo el yogurt, pero el Diablo inventó la mayonesa y la tlayuda con asiento. La guerra era declarada y entonces, Dios, inventó las ensaladas en Casa Oaxaca y dio el aceite de Oliva, viendo que estaba bien, pero Satanás para no quedar atrás y joder más a los oaxaqueños, inventó el helado y las tortas, los taquitos y dejó que todos engordaran para dar un ejemplo de que el mal vence al bien. Dios emprendió una campaña para bajar de peso y declaraba que había puesto en las tierras oaxaqueñas las frutas y las verduras para que comieran una dieta sana y no engordaran, en respuesta, Satanás, produjo los huevos con chorizo y tocino y el oaxaqueño engordó mucho más y su colesterol malo se fue a las nubes. En respuesta Dios quitó los huaraches a los oaxaqueños y les dio zapatillas para correr a buen precio para que se decidieran hacer ejercicio y Satanás, para contrarrestar el asunto, envió a la policía federal a que  en el Tequio, parque para correr, hicieran pruebas de gases lacrimógenos o se produjeran balaceras con asesinatos para hacer desistir a los corredores y les dio la televisión con controles a distancia y a precios chiquititos para que se pusieran a ver pendejadas y programas de comedias o de telenovelas y pornografía y se quedaran sentados en sus sillones para engordar más, de ahí el chiste aquel que dice que: nalgón y panzón, oaxaqueño es el cabrón…así el hombre en Oaxaca se fue tapando las coronarias y provocarse diabetes y Dios inventó el cateterismo y Satanás, eliminó las atenciones gratuitas en hospitales y generó nuevas comidas grasientas para que siguieran sentados y engordando, así que cansado Dios dijo: Jódanse pues y dejó a Gabino Cué en el poder, después de permitir que Ulises nos jodiera, y Satanás, entonces, inventó a Gerardo Gutiérrez Candianí y Dios dejó de luchar en Oaxaca…todo se perdió, porque aparecieron los compadres y socios al lado de Harp y Diódoro y gobernaron esa tierra hasta que le dieron bien en la madre…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here