En Opinión: “Privatizar a México” por Sócrates Campos Lemus 

¡Comparte!


¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

         No tengo duda de que los aumentos a los precios de los combustibles y el “desabasto” manifestado en muchos sitios, es una maniobra que se hace desde el poder. Lo mismo se hizo cuando se pretendía vender o privatizar a teléfonos de México, hicieron que todo funcionaria tan mal que todos deseaban que funcionaria más o menos, pagar más, pero tener algo de mejor servicio, esto mismo están haciendo ahora, provocan desabasto y dan a concesionarios extranjeros las estaciones de gasolina con el fin de poner un precio variable que siempre será mucho mayor al precio internacional, y con ello, nos hacen pagar los recursos que los políticos de embolsan desde el poder. Hoy en día, el gobierno, está en un problemón porque las famosas reformas solamente nos han costado a los mexicanos y salimos perdiendo, cuando supuestamente deberíamos estar ganando y teniendo mejores precios y no los aumentos brutales que hay.

         El descontento provoca ya una gran manifestación en todos los medios mostrando la irritación social y esto, me da la impresión, que es un ensayo de LA GUERRA PREVENTIVA, es decir, antes de que estallen los conflictos sociales, que se conviertan en imparables porque el pueblo se organiza para quitar del poder a los políticos mafiosos y a sus socios y cómplices, ellos, provocan el descontento, teniendo de su lado al ejército y a las policías de tal suerte que, cualquier intento de presión y de movilización contrario a su poder, será reprimido con brutalidad de tal manera que no quedarán grupos organizados que puedan encabezar la protesta social y política. Esto lo vimos en 1968 y 1971, lo vemos con los golpes en Michoacán y en Guerrero, y vimos cómo lograron mediatizar y encapsular la protesta indígena en Chiapas utilizando a la Iglesia, encubriéndola con protesta “ideológica”, dejando las armas a un lado de tal suerte que ya nadie tiene forma de brindar nuevas formas de organización ni de protesta. Los partidos políticos de “oposición” fueron destruidos y sustituidos por grupos mafiosos de poder que son los que hoy en día controlan a esa oposición que, solamente, tiene nombre, pero no acción. La mafia que ahora controla los partidos políticos de la oposición se han convertido en paleros de los grupos del poder y se prestan a aprobar todas las acciones, incluso, las acciones represivas y antipopulares, como ahora nos las han impuesto. Ahí están las ventas de los bienes y la utilización de los recursos públicos para que se sigan realizando los negocios privados y ahí están las nuevas formas de imponer nuevos impuestos a pesar de que el presidente Peña Nieto, faltando a su palabra, había asegurado de que no se pondrían ni más impuestos ni más cantidades que lesionaran la economía nacional y familiar.

         A los políticos les vale madre la palabra o creen que los mexicanos no tenemos memoria y que todo lo podrán manejar y manipular por medio de la utilización de los medios de comunicación que sirven únicamente para ocultar los verdaderos objetivos que se mantienen en el poder político y económico a nivel nacional e internacional. La venta y la utilización de los recursos naturales solamente nos han llevado a destruir la economía nacional de tal suerte que además, hemos rematado los bienes nacionales para el beneficio de las trasnacionales y de los grupos económicos que controlan el país.

         Ya se comprobó que la irritación y el hartazgo social en contra de los gobernadores corruptos y mafiosos, no detuvo la indignación popular de tal suerte que fueron derrotados en las elecciones, pero además, se comprobó que los enormes fraudes, robos y saqueos realizados en los estados mantienen al país en un punto que se hace necesario “otro rescate a bancos, banqueros y políticos locales” y que, la indignación, va creciendo porque ya nos hemos dado cuenta de que el cambio simple de gobernícolas de un partido solamente despierta mayores ambiciones en los políticos mafiosos y no brinda resultados ni soluciones a los problemas populares, de tal suerte que la gente de pronto deja de creer en los cambios porque se da cuenta de que solamente se utilizan para ocultar los robos y saqueos de los que se fueron, inventando nuevos impuestos y presión a los contribuyentes para que entre todos paguemos lo que se robaron, y así, ellos, puedan continuar con el teatrito para continuar robando y saqueando y no llevando ante la justicia a los responsables, por esa razón los dejan escapar o simplemente no hacen nada en su contra, porque eso sería como poner a remojar sus barbas para cuando tengan que rendir cuentas. Así que hoy en día se moviliza a las fuerzas de la policía y del ejército no para combatir a los grupos mafiosos y delincuenciales que todos sabemos están incrustados a los más altos niveles del poder políticos y económico del país, así que para evitar la creación espontanea de los grupos de resistencia civil como se dieron en Michoacán o Guerrero, ante la incapacidad de las fuerzas locales o federales de poner alto a la delincuencia y asegurar el bienestar de los ciudadanos, hoy, nos dicen que hay inquietud entre los miembros de la tropa y que hay que regular sus actividades, pero la realidad es que se tiene temor de que la tropa que es pueblo, ahora, se ponga del lado de las protestas, porque ellos también sufren en sus casas los mismos problemas que tenemos todos, de ahí que la policía, simplemente, es, ahora, un grupo represor lleno de sicarios que utilizan como pretexto la guerra contra el narcotráfico para eliminar a los dirigentes sociales y políticos de la base popular y reprimir zonas enteras usando los servicios de los delincuentes comunes a los que protegen, y así justificar sus actos represivos en muchos sitios, donde solamente mueren los civiles y no se detiene a los delincuentes… si vemos la realidad así, podremos ver lo que en verdad está sucediendo, y es criminal la postura que sigue operando el presidente Peña Nieto, al hacer el juego a los norteamericanos, para que sigan saqueando nuestros recursos y dominando a nuestra población por medio de la fuerza, el terror y la represión. A lo mejor por esa razón podemos entender que se invitara a Donald Trump, para dar paso a ese juego de la represión de allá y de acá…los que mandan son los gringos, no los mexicanos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here