En Opinión: ¿Y qué dice Murat de la agresión a los periodistas? por Horacio Corro Espinosa

¡Comparte!

No cabe duda. El peligro que corren los reporteros oaxaqueños, es porque al gobierno que encabeza Alejandro Murat, le importa poco la garantía a la libertad del ejercicio periodístico.

Hasta ahorita no ha cumplido con las obligaciones del derecho internacional de los derechos humanos.

La agresión que vivieron el miércoles más de doce reporteros oaxaqueños, a manos de auténticos y conocidos delincuentes por la fiscalía del estado, no es la primera ocasión que sucede.

A lo largo de los años las agresiones hacia los periodistas han sido frecuentes, y ante esos hechos, no ha pasado nada, absolutamente nada.

Por lo mismo, los agresores saben que tienen toda la impunidad a su favor, y eso les permite actuar de la manera en que se les ocurra con tal de satisfacer a sus patrones.

Así estamos en Oaxaca, de allí que a cualquiera se le haga fácil intimidar, amenazar, golpear, robar, destruir o lo que sobrevenga, porque saben que al periodista oaxaqueño nadie lo pela, está solo, y lo que digan los políticos en sus discursos es rollo, solo eso.

El miércoles de esta semana, un grupo de reporteros acudió al Tribunal Unitario Agrario para cubrir la audiencia de un juicio de nulidad que llevan las autoridades agrarias de San Francisco Tutla. Pero para impedir esa audiencia, llegaron al mismo lugar unos delincuentes pagados para intimidar a todo mundo, con tal de impedir el proceso al caso.

Ante el acoso de esos sujetos, el Presidente del Tribunal Agrario 21, dijo que había pedido la fuerza pública desde las ocho de la mañana, y 4 horas después, ningún elemento policiaco se había asomado por el lugar.

Con todos los riesgos que eso implicaba, los reporteros tuvieron que salir a la calle, sabedores que se iban a enfrentar con los agresivos que estaban afuera, previamente drogados y equipados con armas de fuego.

Y claro, sucedió lo que todos esperaban: ser agredidos física y brutalmente. Además, les quitaron los teléfonos celulares, las cámaras de video y destruyeron sus motos y demás herramientas de trabajo.

Más tarde, los compañeros periodistas presentaron sus denuncias ante la Fiscalía del estado. El problema, o la incertidumbre ahora, es que nadie sabe si esas denuncias prosperarán en algún momento. Como sabemos, han pasado años y años, y ninguna de las denuncias por agresiones a periodistas ante la Fiscalía General, han caminado un solo milímetro, además, de todos los casos de agresión a periodistas, no hay ni detenidos ni responsables que estén pagando por sus delitos.

Seguramente, lo mismo va a pasar otra vez. A 48 horas de la agresión contra los reporteros, éstos mismos han identificado a través de fotografías y videos a los agresores. El compañero Oscar Vergara, con el apoyo de muchos de sus seguidores en las redes, pudo identificar a dos de éstos. Uno de ellos es “El centavo” quien tiene 19 órdenes de aprehensión, y sus vecinos lo señalan de narcomenudista, y vive en la colonia Arcángel, Xoxocotlán. Y el otro, es un escolta de Silvano Reyes Medina, líder de comuneros en Xoxocotlán, y acusado de homicidio.

Este sujeto tiene más de 120 órdenes de aprehensión y goza de la protección de un exdelegado del Inah.

Si ya están estos datos, uno se pregunta, ¿por qué no actúa la Fiscalía en contra de estos delincuentes? ¿Quiénes más los protegen?

Otra pregunta: ¿por qué nadie del gobierno del estado se ha pronunciado en contra de lo que le sucedió a los compañeros periodistas?
Seguramente porque reconocen, que no han sido capaces de brindar protección a los periodistas; así como tampoco han sido capaces de proteger la integridad de los reporteros. Lo cierto es que ningún periodista de la entidad ha sido cobijado a la sombra de la ley, por eso, todos estamos expuestos a la violencia, si no física, verbal, como lo han hecho algunos funcionarios públicos.

Twitter: @horaciocorro
Facebook: Horacio Corro
horaciocorro@yahoo.com.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here