Estudiantes mexicanos hacen un respirador que no necesita luz y se fabrica con material casero

¡Comparte!

Otra de las características por las que destaca este respirador, sobre el del MIT, es que puede ser usado de forma manual y hasta con baterías de 12 volts si se usa en lugares donde no hay acceso a energía eléctrica.

Ciudad de México, 8 de abril 2020.– Estudiantes de la de la carrera de Ingeniero en Mecatrónica de la Universidad de Monterrey (UDEM) crearon un respirador artificial a bajo costo que podría ayudar a pacientes positivos al COVID-19.

Desde el pasado 18 de marzo, los estudiantes Andrés González Ramos, Sergio Caballero Lozano, Omar Beltrán Márquez y Víctor Cárdenas Domene guiados por el su asesor Raúl Quintero decidieron cambiar su proyecto de tesis después de que le profesor leyera una publicación del Massachusetts Institute of Technology de 2010 donde explicaba en procedimiento ara crear el respirador artificial.

Los estudiantes junto a su profesor no sólo lograron reproducir el respirador, sino que además hicieron una versión mejorada y lo nombraron AMBUDEM-2020.

Hussein De la Torre, director de la carrera de Mecatrónica y Robótica y quien también se sumó a la creación del proyecto, explicó que el diseño de la UDEM es diferente, pues se creó con componentes disponibles en México con el objetivo de demostrar que puede ser realizado por otros más.

“Se diseñó el respirador en un principio pensando en que fuera lo más barato posible. Hay un parte electrónica y una parte mecánica del aparato…El diseño es simple, cualquier persona, sin ninguna maquinaria especializada, puede reproducir este respirador“, señaló el profesor Raúl Quintero.

La Universidad de Monterrey detalla que un respirador tradicional oscila entre los 20 y 30 mil dólares, en cambio, el corazón de este respirador es la ambu bag o bolsa autoinflable que ronda los 500 y 800 pesos, y los otros materiales con los que se compone no rebasan los 2 mil pesos.

“Parte del valor agregado que la UDEM ofrece es que nos hace pensar en soluciones más allá de lo que ves en clases y nos pusimos a investigar y estudiar sobre todo lo que se está haciendo alrededor del mundo respecto a esto y son proyectos muy padres, pero que no eran compatibles con la situación de emergencia, y en eso es en lo que más nos hemos enfocado”, comentó para su universidad el estudiante Andrés González Ramos.

Otra de las características por las que destaca este respirador, sobre el del MIT, es que puede ser usado de forma manual y hasta con baterías de 12 volts si se usa en lugares donde no hay acceso a energía eléctrica.

Hussein De la Torre estima que en México ante la emergencia por el coronavirus se lleguen a necesitar hasta 45 mil respiradores, y actualmente en el país solo existen alrededor de 5 mil.

La buena noticias es que si se llega a producir este respirador en masa, la primera entrega podría alcanzar las 10 mil unidades.

“Nos fuimos por la manera más sencilla y simple de hacer las cosas, porque con la simplicidad viene también el bajo costo y significa una producción más rápida y eso puede ayudar a las personas a que también puedan adaptar este proyecto a sus necesidades y poder reproducirlo ellos mismos de otra manera”, dijo el estudiante Sergio Caballero Lozano.

Actualmente el respirador se encuentra en proceso de ser patentado, se probará con un pulmón artificial y después en un paciente que necesite de su uso.

“Por eso hay un iniciativa muy grande de empresarios, de académicos, de personas de industria que quieren apoyar al desarrollo y a la fabricación de esto a la brevedad. Es una carrera contra el reloj, porque si la propagación del virus se da como dicen va a haber tal necesidad de estos aparatos que no va a haber suficientes. Es, obviamente, mejor tenerlos y no usarlos que necesitarlos y no tenerlos”, comentó De la Torre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here