Juez federal ampara a cuatro empresas contra reforma eléctrica de la 4T

Juan Pablo Gómez Fierro determinó que las modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica distorsionan el proceso de competencia y libre concurrencia en el mercado de generación y comercialización de energía eléctrica.

El juez federal Juan Pablo Gómez Fierro concedió amparos a cuatro empresas generadoras de energía eólica que se consideraron afectadas por la reforma eléctrica realizada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Se trata de las empresas Energía y Proyectos Eólicos, Fuerza y Energía de Naco Nogales, Fuerza y Energía BII Hioxo y Fuerza Eólica San Matías.

El titular del Segundo Juzgado de Distrito en Materia Administrativa Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones determinó que las modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica distorsionan el proceso de competencia y libre concurrencia en el mercado de generación y comercialización de energía eléctrica en detrimento de otros participantes, así como de los consumidores finales.

«Se priva indefinidamente a los consumidores de los beneficios de un mercado eléctrico competitivo, pues al priorizar el suministro de energía eléctrica y modificar el despacho económico, principalmente, no solo se fortalece la participación y desarrollo de la Comisión Federal de Electricidad y de sus empresas subsidiarias, sino que además ocasiona que se limite el despacho de centrales eléctricas que pueden ser más eficientes, lo que se reflejará en tarifas eléctricas más elevadas para los consumidores», resolvió.

El juez federal también argumentó que las razones económicas para impulsar al sector eléctrico no deben estar peleadas con las razones ambientales para disminuir el cambio climático.

«La generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables en la lucha contra el cambio climático debe ser una prioridad para el Estado. Estabilizar las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero para desacelerar el cambio climático puede hacerse siempre que el desarrollo económico se haga de manera sostenible».