En opinión: “Entre tu chamba y la mía” por Horacio Corro Espinosa

¡Comparte!

Muy rara vez entro a Facebook, a revisar los comentarios que hace la gente de lo que publico. Ayer fue una de esas pocas ocasiones, y me encontré un texto que quiero darle respuesta, primero, porque esta persona existe, y luego, porque siempre está sobre la misma pregunta.

Yo creo que tú, Jacob Santiago Blanco, haces suposiciones de todo lo que escribo. Asimismo, presumes que también estoy enojado contra los youtubers. Creo que supones mal. Yo sé elegir la información que sirve. Es más, yo no sabía que a los youtubers los considerabas como fuente de información. Si no es por ti, nunca me hubiera enterado que por esa plataforma también hay otra línea de “información”. Pero bueno, cada quien elige su indagación de acuerdo a sus capacidades, como tú lo aseguras.

Creo que no tienes razón en decir esto: “Los menos informados, los menos leídos, los menos preparados, son los más dispuestos a seguir creyendo en el periodismo de opinión.” Asegurar esto, creo que ofendes a todos los lectores de columnas y de opinión.

Como no haces referencia a algún periodista en especial, mides por igual a todos los que se dedican a hacer este tipo de trabajos. ¡Qué falta de respeto para tan noble misión!

Pero lo más gacho, es tu atrevimiento. Tuviste el valor, tal vez inconscientemente, de decirle a todos los lectores de columnas, que son impreparados, desinformados, ignorantes y, en resumen: tontos, solo porque leen y creen “en el periodismo de opinión.”

En tu último punto y seguido dices: “Me surge una duda y pregunta ¿Corro tendrá la formación académica para ser ‘periodista’”?

Esta pregunta que te haces, te la puedo responder con otra. ¿Tú tienes la capacidad de trabajar en los laboratorios químicos donde prestas tus servicios? ¿Tienes la capacidad suficiente para hacer una biometría hemática, o una química sanguínea, etcétera?

Como tú te vas por las puras suposiciones, yo también me puedo dar el derecho de suponer que tu laboratorio no tiene la capacidad de sacar ningún buen resultado, porque entrega constancias de acuerdo al chayote que te den.

Como tú supones que todo lo que publico es porque siempre hay de por medio una lana, yo también supongo que los resultados que entregas al interesado son de acuerdo a la lana que recibes. Por ejemplo, puedes extender un producto VIH prenupcial alterado mediante una lana.

Así como has asegurado que soy un corrupto, también puedo pensar que tú y tu laboratorio son corruptos porque se prestan a alterar cualquier estudio sin tener ninguna prueba.

Pero también puedo asegurar, así como tú dices, que todo periodista que cobra por publicar algo es chayotero. También puedo decir con la misma lupa que tú usas, que todo aquel laboratorio que hace un estudio y cobra, es chayotero.

No tengo por qué ocultar que, en realidad, hay “periodistas” que escriben información falsa y, además, cobran por eso.

Desde luego que hay periodistas que cobran por hacer su trabajo, y qué bueno, porque para eso estudiaron, para eso se prepararon. El cobro, según tú, es el pecado de los periodistas. Si ese es el concepto de la vida para ti, entonces, tú eres un corrupto, Jacob Santiago, porque en tu laboratorio cobras, y cobras caro.

Otra de las cosas que ves mal, muy mal, es que un periodista se le acerque a un personaje que según para ti, es un enemigo político, y por lo mismo, llamas al periodista vendido, traicionero, enemigo del pueblo, y que va por el chayote.

Sin embargo, supongo que a ti nadie te dice nada cuando atiendes en tu laboratorio a un delincuente, a un asesino, narcotraficante, ladrón, político de cualquier partido, violador, etcétera. Estoy seguro que por todas las atenciones que le prestas a esta clase de gente, nunca nadie te ha dicho vendido ni traicionero ni enemigo del pueblo ni que estiras la mano para recibir tu chayote. Nadie te ha dicho nada por eso ¿verdad?

Pero fíjate: curiosamente, los periodistas casi no nos acercamos al tipo de gente que tu atiendes en tu laboratorio. Pero parece que, para ti, es mucho más grave que un periodista se siente a platicar con ambas partes para redondear su investigación.

Qué grave, ¿verdad? Así como tú, hay gente que cree que el periodista siempre debe estar al servicio de sus intereses, y si alguien se sale de eso, es enemigo personal.

Yo no creo que mis lectores u oidores sean “los menos informados, los menos leídos, los menos preparados”, como tú los calificas. Creo que la mayoría de ellos busca encontrar algo, pues para eso todos nacimos, para encontrar.

Espero te disculpes con todos los que leen.

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here