Proceso de extradición de Lozoya debe ser ejemplar para evitar que quede libre: Díez

¡Comparte!

En Mesa de Análisis de Aristegui En Vivo, el exprocurador fiscal Gabriel Reyes Orona opinó que “Lozoya representa un proceso de 12 años, donde un grupo se apoderó de las instituciones públicas y lamentablemente derivó en destruir a Pemex”.

En la Mesa de Análisis de Aristegui En Vivo, el abogado Paulo Díez Gargari celebró la detención del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, pues dijo, “es una pieza clave en este sistema de corrupción e impunidad que se instaló desde hace algún tiempo en el país y se perfeccionó con Enrique Peña Nieto en la Presidencia”.

“Emilio Lozoya no solo es Pemex, es OHL, es financiamiento ilegal de campañas y de un partido político en particular en nuestro país. Emilio Lozoya no es cualquier persona es un personaje central en toda esta trama corrupta en la que Enrique Peña Nieto convirtió al país en su administración. El proceso de extradición debe llevarse a cabo con una pulcritud extraordinaria para que no nos enfrentemos a que este señor venga y que por algunas cuestiones formales lo veamos libre después de todo el daño que él y su camarilla de compadres le han hecho al país”, declaró.

Díez Gargari comentó que para hablar sobre el caso Lozoya, era importante remontarse al tiempo en el que este era miembro del consejo de OHL y después, a su llegada a Pemex, la empresa “que no conocía ni siquiera el petróleo”, de pronto se convirtió en experta en cuestiones de energía y empezó a recibir muchos contratos.
“Todas esas redes de corrupción muy sofisticadas se tienen que atacar, no solo Lozoya. Toda la gente que estaba alrededor de él, debajo de él, que le ayudó a aplicar esta corrupción que tanto daño le ha hecho a México”, apuntó.

“El proceso de extradición tiene que ser algo muy bien armado, impecable, pero que además incluyan todos los posibles hechos con apariencia delictiva en los que este señor ha estado involucrado”, argumentó.


Al respecto, el exprocurador fiscal, Gabriel Reyes Orona, expresó que la detención de Lozoya Austin le recordaba a la captura del exbanquero Carlos Cabal Peniche, quien tenía bajo su persona 17 acusaciones por fraude. En 1998, fue capturado por la Interpol en Melbourne, Australia, donde permaneció encarcelado. Luego, en 2001, fue extraditado a México, donde fue liberado bajo fianza.


“La detención de Emilio Lozoya es hoy por hoy un logro de la Interpol, pero no debe concluir en eso, sino en una cuidadosa y escrupulosa orden de extradición. La acusación que pesa sobre Lozoya es solo por asuntos de Pemex y si su extradición no es hecha cuidadosamente podría ser que asuntos como OHL no se incluyeran en la indagatoria u orden de extradición”, dijo.

“Necesitamos aprender de fracasos del pasado. Necesitamos que la Fiscalía General de la República (FGR) lleve a cabo un proceso de extradición limpio, comprensivo y lo más amplio posible, de modo que no se pueda evadir responsabilidad por otros asuntos”, agregó.

Reyes Orona sostuvo que esta aprehensión no solo se puede focalizar al sexenio presidencial de Enrique Peña Nieto pues el contubernio y complicidad del Grupo Atlacomulco con Lozoya data de mucho tiempo atrás.

“Lozoya representa un proceso de 12 años donde un grupo se apoderó de las instituciones públicas y lamentablemente derivó en destruir a Pemex y a toda la industria petrolera”, expresó.


“Debemos aprender del caso Cabal Peniche para que el caso de Lozoya sea ejemplar y mandé mensaje claro y contundente a aquellos que traicionan la confianza de los mexicanos abusando de los recursos públicos que le son confiados”, abundó.


El exconsejero del IFE, Alfredo Figueroa, consideró que tras la detención de Lozoya en Málaga, España, “será muy relevante e importante”, el que alguien directamente implicado con los hechos de corrupción e impunidad por los que señalado el exdirector de Pemex empiece a hablar.

Asimismo, coincidió en que el proceso de extradición se debe hacer con todos los cuidados debidos, ya que la propia ley tiene limitaciones.

El exfuncionario de la administración de Peña Nieto está acusado por los delitos de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Al respecto, Gabriel Reyes Orona sostuvo que “pensar que el desfalco y afectaciones en Pemex empiezan y terminan en Emilio Lozoya es un error, pensar que solo esas tres acusaciones son las que comprenden actividad cuestionada de Lozoya sería un grave error”.


“Antes de hacer una tramitación de extradición tiene que valorarse y plantearse si las apresuradas acusaciones que se hicieron en marzo del año pasado son las que la FGR va a presentar ante la autoridad judicial”, subrayó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here