La OTAN insiste en el inicio urgente de las negociaciones de paz en Afganistán

¡Comparte!

Exige a los talibán que reduzcan la violencia y generen las condiciones propicias para el diálogo

La OTAN ha reclamado este viernes que arranquen las negociaciones de paz en Afganistán entre el Gobierno de Kabul y los talibán a fin de que se pueda aprovechar el impulso generado por el acuerdo alcanzado por Estados Unidos y los insurgentes a finales de febrero en Doha.

En un comunicado, la Alianza Atlántica recalca que las negociaciones de paz suponen una oportunidad histórica para poner fin a décadas de conflicto en el país centroasiático, por lo que pide a todas las partes que actúen “con urgencia” para cumplir sus compromisos de reducir la violencia y de avanzar hacia el proceso político. “Es la hora de actuar para alcanzar una paz sostenible”, ha subrayado.

Eso sí, la organización militar ha acogido con optimismo la designación de un equipo negociador inclusivo por parte del Gobierno afgano. Por ello, reclama a los talibán que entren en las negociaciones “sin demora”. “Esperamos que esas conversaciones lleven a un acuerdo de paz completo y duradero que ponga fin a la violencia y salvaguarde los Derechos Humanos de todos los afganos”, recoge el comunicado.

La OTAN exige a los talibán que reduzcan la violencia y generen las condiciones que permitan iniciar el proceso de paz. Además insiste en que el grupo armado cumpla con el compromiso de garantizar que Afganistán deja de ser un santuario para grupos terroristas.

Esta petición llega justo en medio de un recrudecimiento de la violencia en el país, con varias decenas de muertos en ataques de la insurgencia talibán contra miembros de las fuerzas afganas. El último atentado ha dejado 13 muertos en la provincia de Badghis, en el centro del país. A esto hay que sumar que en las últimas horas, los talibán han rechazado la petición de alto el fuego formulada por el presidente, Ashar Ghani.

A los líderes políticos afganos la Alianza Atlántica les pide que alcancen un pacto para resolver sus diferencias y formen un gobierno inclusivo que represente a todo el país.

“Los actores políticos de Afganistán deben aprovechar esta oportunidad para la paz”, recalca la organización que dirige el noruego Jens Stoltenberg. Unido al deterioro de la seguridad, Afganistán vive una profunda crisis política, ya que la autoridad del presidente es contestada por su rival político Abdulá Abdulá, quien no reconoció la victoria de Ghani en los comicios de diciembre.

Por el momento el Gobierno afgano y los talibán se encuentran inmersos en un intercambio de presos acordado por los milicianos con el Gobierno de Estados Unidos y plasmado en el acuerdo de paz firmado en Doha el 29 de febrero. Este intercambio de prisioneros es el paso previo al inicio de un diálogo intra-afgano.

La OTAN cree que ambas partes deben mostrar buena fe y acelerar el intercambio de prisioneros, algo que considera que puede generar confianza, y hacer caso a las peticiones de la comunidad internacional para un alto el fuego humanitario.

La propagación de la pandemia de coronavirus pone de relieve la urgencia de esta medida, señala la organización, que pide a la insurgencia talibán que ponga de su parte para prevenir la enfermedad entre la población afgana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here