Camerún desmiente la existencia de conversaciones con los separatistas anglófonos para un alto el fuego

¡Comparte!

El Gobierno de Camerún ha desmentido este martes la existencia de conversaciones con separatistas anglófonos encarcelados para intentar lograr un alto el fuego y ha resaltado que estas afirmaciones “no son consistentes con la realidad”.

El Gobierno de Camerún ha desmentido este martes la existencia de conversaciones con separatistas anglófonos encarcelados para intentar lograr un alto el fuego y ha resaltado que estas afirmaciones “no son consistentes con la realidad”.

“El Gobierno reafirma su disposición a buscar soluciones pacíficas a la crisis en las regiones Noroeste y Suroeste, particularmente a través del diálogo”, ha destacado el portavoz del Ejecutivo camerunés, René Emmanuel Sadi.

Así, ha destacado que las autoridades “están abiertas a varios contactos, iniciativas y propuestas”, siempre que mantengan la unidad nacional y la integridad territorial del país africano, según ha informado el diario ‘Journal du Cameroun’.

Sadi ha subrayado además el llamamiento del Gobierno a los grupos separatistas armados para que “pongan fin a las atrocidades cometidas contra la población civil, así como a la destrucción de infraestructura de desarrollo, y que acepten la oferta de paz del jefe de Estado, Paul Biya”.

Fuentes citadas por el citado diario han señalado que, pese a la negativa del Ejecutivo, Sisuku Ayuk Tabe, presidente de la autoproclamada república de Ambazonia, y otros separatistas encarcelados se reunieron la semana pasada con una delegación gubernamental.

En un mensaje publicado en Twitter el 2 de julio, Ayuk Tabe informó de que él y otros líderes separatistas encarcelados habían “deliberado con responsables del Gobierno” durante la jornada.

Posteriormente, el ‘gobierno’ interino de Ambazonia explicó que nueve separatistas fueron invitados a reunirse con “un equipo del Gobierno de Camerún para (discutir sobre) iniciar un alto el fuego tras la petición de la ONU de poner fin a la guerra en Ambazonia” y ha justificado su asistencia en que “ninguna guerra se ha terminado en el campo de batalla”.

Ayuk Tabe y otros nueve líderes separatistas fueron condenados en agosto de 2019 a cadena perpetua tras ser declarados culpables de secesión, terrorismo, apología de actos terroristas, hostilidad hacia la patria, entre otros cargos. Todos ellos fueron detenidos en enero de 2018 en la vecina Nigeria y posteriormente extraditados a Camerún.

Ayuk Tabe fue supuestamente apartado de su cargo de ‘presidente’ de Ambazonia en junio de 2019 por el Consejo de la Restauración, órgano legislativo del autoproclamado Estado de Ambazonia, que le acusó de “llevar a cabo actos que ponen en peligro la revolución y las instituciones populares”, así como “crear profundas divisiones, confusión y conflictos” y nombró para el cargo a Samuel Ikome Sako.

Lo que en 2016 empezaron siendo protestas pacíficas de los habitantes de las regiones Noroeste y Suroeste, otrora colonias británicas pero que decidieron unirse al Camerún francés, por su supuesta marginación por parte del Gobierno central, derivó en una dura represión a raíz de la autoproclamación de la independencia de Ambazonia el 1 de octubre de 2017.

Desde entonces, los grupos armados han proliferado y el apoyo a los separatistas, hasta entonces bastante marginal, se ha visto acrecentado. El Gobierno ha respondido mediante una dura represión, durante la que las organizaciones de Derechos Humanos, han acusado a las fuerzas de seguridad de cometer atrocidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here