El grupo rebelde FDLR niega estar detrás de la muerte del embajador de Italia en un ataque en el este de RDC

¡Comparte!

Rechaza las acusaciones de Kinshasa y apunta a los ejércitos de RDC y Ruanda como posibles responsables.

Italia.-El grupo rebelde Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) ha negado estar detrás del ataque ejecutado el lunes en República Democrática del Congo (RDC) contra un convoy de Naciones Unidas en la provincia de Kivu Norte (este), que se saldó con la muerte de tres personas, entre ellas el embajador italiano en el país, Luca Attanasio.

Las FDLR, acusadas por el Gobierno congoleño de lo sucedido, han resaltado que sus combatientes no estuvieron implicados en el suceso y han pedido al Gobierno y a la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en RDC (MONUSCO) que “esclarezcan las responsabilidades de este asesinato innoble en lugar de recurrir a acusaciones altivas”.

Así, han manifestado en su comunicado que el comunicado fue atacado en una zona cercana a la frontera con Ruanda “no lejos de una posición del Ejército y de militares ruandeses” y han agregado que la responsabilidad “ha de ser buscada entre las filas de estos dos ejércitos, que han tejido una alianza contra natura para hacer perenne el saqueo en el este de RDC”, según ha recogido el portal congoleño de noticias Actualité.

El ataque se saldó con la muerte de Attanasio, un miembro de los Carabineros de Italia identificado como Vittorio Iacovacci y un conductor del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Tras ello, el presidente congoleño, Félix Tshisekedi, condenó “con firmeza” el suceso y aseguró que las autoridades trabajarán para “llevar ante la Justicia a los responsables”, mientras que el Ministerio del Interior culpó a las FDLR, un grupo formado en el año 2000 por rebeldes hutus y milicianos ruandeses que huyeron tras participar en el genocidio de 1994.

Advertisement

El representante especial adjunto de la ONU en RDC, David McLachlan-Karr, ha condenado igualmente el ataque y ha resaltado que “los responsables de este ataque deben ser identificados”. McLachlan-Karr, quien encabeza de forma interina la MONUSCO, ha trasladado además sus condolencias a los familiares de las víctimas.

Por su parte, la fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional, Fatou Bensouda, se ha sumado a las condenas y ha recordado que “los ataques contra convoyes humanitarios o de pacificación pueden constituir crímenes bajo el Estatuto de Roma”.

“Pido a las autoridades que investiguen totalmente este incidente y lleven a los responsables ante la Justicia. Traslado mis condolencias a las familias de aquellos cuyas vidas se perdieron en este atroz ataque”, zanjó en su comunicado.

Pese a las acusaciones gubernamentales, por ahora ningún grupo armado ha reclamado la autoría del ataque. En esta zona del país operan diversas milicias, entre ellas las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), Cooperativa para el Desarrollo de Congo (CODECO) y Estado Islámico en África Central (ISCA), que han incrementado sus ataques durante los últimos meses.

Advertisement