En Opinión: “No hay desviejadero, todos blindados” por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

¡QUE CONSTE,…SON REFLEXIONES!

         No hay duda de que actos fuera de serie y del conocimientos humano, por las creencias, por la fe, por el encanto que se tiene en la vida o por lo malvado que lo muestre en su rostros se pude uno proteger o blindar del CORONAVIRUS, solamente hace falta conocer al bueno o la chamana o a lo mejor sí, pero de preferencia a alguna científica que esté familiarizada con la necesidad de lo que se requiere y pueda encontrar los elementos para blindar a uno para que ahora sí, el coronavirus nos la persine, no entre en nuestras vidas, no afecte nuestro trabajo ni la tranquilidad, se puede obtener las nona partículas de los cítricos, bueno, hay muchos en el paí, y esto facilita la extracción y la producción, algunos muy mal pensados dicen que es una desgracia lo que se hace, porque hay viejitos y viejitas que ya estorban para la conducción de la 4T y que sería bueno el “desviejadero”, tal como se ha prometido en la pandemia.

         En otros casos no faltan los “médicos” que aconsejan las bebidas calientes con limón y bicarbonato y agregado como elemento clave el vinagre de manzana, del bueno, del de a deveras, como el que se vende en los mercados artesanales en Oaxaca, realizado con puras manzanas orgánicas y en verdad que es un vinagre delicioso que se usa para muchos males y brinda muchos bienes o bien se puede recurrir a los sitios en las iglesias y de cerquita. previa limosna. consultar con los curitas, los viejitos que son más sabios y más creyentes que los chavos sobre cuáles son las estampitas más efectivas para la protección, la medallitas. se pueden elaborar en oro o en plata de verdad, de las kintadas para mostrar la fe y la confianza en el santito o la santita, esto despierta la fe, y sobre todo, la confianza en lo que estamos haciendo, no hay que perder la fe, ya vemos cómo el jefe de jefes, el mero mero, está inmune al pinche coronavirus a pesar de las malas vibras y ondas que le mandan los fifís y los reaccionarios cada día y por cada hora cuando le recuerdan la parentela o cuando no le aguantan el modito del hablar y la confianza y la calma que mantiene para no responderles mentándoles la madre, cuando menos, y pues esto les da mucho coraje, es mayor la ofensa cuando no los pela, cuando le vale, cuando no les hace el menor caso, se sienten ninguneados, como don nadies y esto cala, y por ello se radicalizan las ofensas y los actos destinados a hacernos creer que no tiene confianza el mero mero y que pierde millones de votos y que el próximo años pues le darán la tunda de su vida, y pues ya veremos, porque una cosa son los deseos aunque sean malsanos y otra la realidad a pesar de que se crean las mentirillas de los fifís y doblegados al paso del tiempo. La neta es que hay que comenzar a creer en eso de que los tréboles de cuatro hojas hacen milagros o cuando menos nos protegen y nos la persinan como dirían en mi barrio, las estampitas si vienen benditas y acariciadas por las manos papales pues deben ser mucho mejores o cuando menos con las caricias y manos del Cardenal o de perdis los obispos o los curitas que en verdad son queridos, porque otros lo menos que reciben son recuerdos caseros de los muchos daños que han provocado con los niños y niñas que han pasado por sus brazos en sus actos de pedofilia y degenerados. Pues lo menos que hay que hacer es preguntar por internet si hay alguna agencia o sitio donde se puedan adquir esas estampitas con su clasificación y bendecidas por las manos del Papa, y si no existe, se puede generar un gran negocio en los momentos actuales donde todo cambia hasta la forma de orar y de creer para evitar que nos joda el pinche coronavirus…

         Y  también hay curanderos, curanderas, chamanes, chamanas, gentes que conocen de plantas medicinales y de poder, en el país son muchos los que alardean de esos conocimientos que son raros para algunos pero efectivos para otros, simplemente vemos las rameadas y los ramos que se usan en las limpias, los copales y los inciensos, los mezcales o los tequilas o el simple alcohol de farmacia y los huevos, eso sí que son vitales e importantes, no los que están pensando muchos, no. los huevos de cócona, guajolota o las de gallina pelona o la de las gallinas negras o los huevos manchados y eso sí. los perfumes que van acompañando a las limpias y los rezos, esos también son importantes, y las medallitas y los apretones en las corvas para quitarnos el susto o el frío o las malas vibras, los instrumentos que acompañan a las buenas limpias y los bailes con los danzantes de poder, lo que en verdad le echan las ganas para que su teponaxtle suene al igual que los cascabeles de los pies y las colas de víboras de cascabel, que suenen en serio del caracoles y se den los rezos a los viejos dioses que nos protegieron y que fueron derrotados por los españoles, pero que a pesar de ellos y de la santa inquisición sobrevivieron en el mensaje nacional de todos los que tenemos sangre india y creemos en eso, total, el humito, los hongos de María Sabina, los peyotes de Don Juan, los que se consiguen en los desiertos de San Luis o de Sonora o de Chihuahua o Zacatecas , en fin, el chiste es saber cómo se encuentran y de cómo se ingieren y con qué ceremonias que protegen y ya vemos que el mero mero, pues en la realidad si anda bien blindado, de tal suerte que a pesar de que ya anda en los años de los que puede chufar faros o petatearse pues no sufre ni si acongoja, porque está perfectamente blindado, y a lo mejor también convenció a los viejitos y viejitas de su gabinete para que sean bendecidos por los dioses y anden pues con sus limones en las bolsas, los ajos en saquitos, las estampitas bien guardaditas y cubiertas para que no se arrugan y no maltraten, que se den sus limpias y den empleo a muchos chamanes y curanderos que falta les hacen las chambas aunque sea a domicilio, hay que entrar a las iglesias y llevarse algo de agua bendita, no de los sitios donde ya están desde hace días, no, del agua bendita nueva de la que va saliendo para el día, y también hay que traer el cuarzo y los preparados para que se vayan los malos espíritus y las malas vibras, que el mal de ojo se quede con el ojete que lo manda, que la maldición le pegue al que la desea y así estamos seguros que si aguantaos hasta que podamos comprar la vacuna, pues ya la hicimos y hay que intentar de todo, el asunto no es perder la fe ni la confianza… pregúntele al mero mero, que él sabe de eso y de cuántas se ha salvado…es un sobreviviente de los complós y los golpeteos y malas ondas… y esto nos demuestra que los milagritos  existen, no para todos, pero sí para algunos que le pongan fe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here