En Opinión: “Pros y contras de la BOA” por Sócrates Campos Lemus

¡Comparte!

¡QUE CONSTE,…SON REFLEXIONES!

          A DECIR VERDAD TODOS ESTAMOS PERPLEJOS, ANONADADOS, ALGUNOS ENCABRONADOS, OTROS DESPISTADOS O SE SIENTEN ENGAÑADOS, nadie nos puede explicar cuándo se perdieron los ánimos juveniles, serios, para realizar las marchas y protestas, sin hacer los desmadres que ahora vemos y los robos que se dan propiciados por grupitos que nadie sabe si en verdad son “anarquistas o anarcolocos o pagados por algunos grupos y perversos miembros del estatus o de la “oposición”, el caso es que nadie sabe y nadie supo, como en los cuentos del Monge Loco…

         El presidente propicia los cambios y dice que solamente deberían existir dos partidos: el liberal y el conservador, alegando de que los grupos que son conservadores al final de cuentas son muchos y se pueden resumir a uno solo. La izquierda logró el milagrito de la “unidad” a pesar de que los ánimos se caldean en varios grupos y tribus, pero la verdad es que se mantienen en una sola unidad, anteriormente, existían los miembros del partido comunista, del verdadero partido comunista, del partido comunista ortodoxo, del leninista, del estalinista, del trotskista y los satélites como el partido popular socialista, el verdadero partido popular socialista y así veíamos que cada dirigente tenía su “capillita”, ahora, por alguna extraña razón se mantienen unidos a pesar de que de pronto les vuelven los ánimos belicosos y guerreros entre ellos y se dan en la madre, tal como lo vemos  andan de la greña en contra de Yeidckol Polenvsky y así vemos que también no dejan de tener los ánimos puestos en los puestos y presupuestos, como en loe viejos tiempos, por ello, cuando aparece un grupito clandestino como el de la BOA, algunos se espantan y niegan su pertenencia, otros, aprovechan para que en la confusión le puedan mentar la ya saben quién a ya saben quién y es que en la política mexicana siguen imperando aquellos viejos métodos de lanzar la piedra y esconder la mano, claro que en la derecha tenemos a los intelectuales orgánicos, a los peridotitas del sistema, el anterior, no el de este, que son muy eficientes en estirar la mano no para tirar la piedra sino que, para tirar la piedra, primeramente estiran la mano para cobrar y ya realizado el asunto pues entonces sí agárrense porque la chinga de los tunde máquinas no se deja esperar.

         Curiosamente, todos sorprendidos en que nadie sabe y nadie supo, ahora sabemos que los ricachones unificados, no en el de  la BOA, sino en el huevo de la serpiente que puede ser la BOA o la que espanta en todos lados, pensaron que controlándoles, no existirían los viejos métodos para que los escribidores del sistema, los intelectuales que les guían, los empresarios que aportan, los políticos que opinan, ya no podrían tener trabajo los viejos lacayos de la comunicación y qué perdidos andábamos, porque cuando la crisis pasó, de inmediato muchos de esos “periodistas” de primer nivel ahora sienten que son los abanderados de la libertad, no de prensa ,sino de la de cobrar, porque un país o sociedad sin chayos pues es una sociedad pervertida y en ruinas y la neta que sin chayos no hay incentivos para hablar bien o mal de los que ordenen los que pasan los sobres con los pagos, se terminan por algún tiempo pues aquello de que político no definido aparecían en las páginas de la nota roja, que se recibían con puntualidad los sobres grandes que siendo boletines de prensa paraban en el bote de la basura o cuando se recibían con alegría y emoción los sobres chicos que llevaban dinero en efectivo o cheques al portador y que se aplicaba aquello de que, sobre grande era nota chica, y sobre chico, era una nota grande, porque al final de cuentas DE ACUERDO AL CHAYO, HABLARÍA EL ESPÍRITU…  sí, en verdad qué tiempos aquellos que se han extraviado o a lo mejor perdido, pero lo grave es que nadie sabe y nadie supo cuando perdieron y cuándo podrán volver aquellas oscuras golondrinas portando en sus picos los anhelados sobres que traen las buenas notas y los buenos tiempos…

         Antes, cuando existían tantos partidos pues también existía el flujo de los chayos y de los sobres, era emocionante el ver aquellas expediciones a las visitas de los siete partidos y de las caras alegres de muchos intelectuales orgánicos que se sentían felices cuando les pagaban por sus comentarios o les daban para la publicación de sus librotes y de sus revistas o de los comentarios que hacían, sesudos, en los medios de la televisión o de la radio, en fin, también se extrañará los alegres momentos de felicidad de muchos tunde máquinas y teclados cuando cobraban o tenía la esperanza del chayo, el chayo salvador, el que a completaba la quincena o daba para tomar algunos buenos tragos en las cantinas de postín y de pipa y guante y zapato de ante, sacar a la familia invitados por algún político a los centros turísticos con esa notita de que, “todo pagado y por cuenta del Gob. Del Estado”, además, siempre aparecía, como caído del cielo, el jefe de prensa para saber si necesitaba algo o todo estaba bien y la recomendación de los políticos de que se escribiera algo sobre el lugar y la intensa labor que se realizaba por parte del mandamás y todo acompañado por un vehículo para que lo moviera a donde quisieran y de un sobre, un hermoso y oloroso sobre lleno de chayo, de dinero para cualquier cosilla que se requiera y todos eran felices, por ello, no es de extrañar que ahora, en la BOA, se unifiquen los criterios para atacar al maligno que termina con esos ritos y costumbres que mantenían el equilibrio político, informativo y cultural en paz, no como ahora, donde AMLO, con eso de sus ahorros todo lo jode y termina de golpe y porrazo con esas costumbres y genera los odios y las tragedias, pero, al final, no todo está perdido, hay como siempre los listillos que saben venderse bien y logran convencer a los organismos y políticos de que se pueden hacer campañas para chingar al que jode tanto a los viejos y acalambrados reaccionarios o conservadores, y para ellos solamente se necesita una lanita, no es gasto, que conste, es inversión a política y a futuro y los tradicionales y leales comunicadores e intelectuales comienzan a operar y trabajar y si con unas cuantas cuartillas escritas para crear la BOA, la mera mera, generan un espanto y escándalo que no se puede despreciar, imagínense cuando los ricachones ofendidos y ninguneados por el poder políticos se decidan a invertir de verdad para generar desmadres, pues entonces sí que correrán ríos de lana para todos, y por supuesto que los madrazos serán de verdad, así que hay que prepararse, no los vayan a sorprender sin confesar…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here