En Opinión: “El libertinaje de contagiarse y morir, tiene límites en terceros” por Alfredo Martínez de Aguilar

¡Comparte!

* Las leyes federales y estatales vigentes en materia de salud establecen con toda claridad las sanciones a autoridades y habitantes que no prevengan y provoquen el contagio de enfermedades.

Advertisement

* El gobierno federal y estatal deben instalar filtros sanitarios en los accesos de las ciudades y en cruceros estratégicos al interior de éstas, para exigir el uso del cubrebocas con visitadores de la CNDH y la DDHPO.

A la vista de todos están los peligros que amenazan a la democracia liberal en el mundo, a raíz del fallido golpe de estado del presidente de Estados Unidos Donald Trump en el asalto al Capitolio.

La asonada trumpista costó cinco vidas, pero el sábado en México se reportó la mayor cifra de casos en un solo día, desde el inicio de la pandemia, 16105 nuevos infectados y 1135 defunciones.

Los hospitales, panteones, crematorios y funerarias de la Ciudad  de México y el Estado de México, así como de diversos estados están rebasados ante el nuevo pico de la pandemia de la COVID-19.

Entretanto, el rock star Hugo López Gatell, Subsecretario de Prevención y Promoción y vocero de  Salud en la pandemia, disfruta de la buena vida en un restaurante fifí de Buenos Aires, Argentina.

En Oaxaca continúa incontrolable el aumento exponencial de casos de infectados por COVID-19. En 24 horas transcurridas entre el viernes y el sábado, reportaron 322 nuevos casos y 19 muertes.

Los siete principales hospitales de la capital oaxaqueña están al 100% de su capacidad y muchas personas enfermas en casa. Urge decretar el Semáforo rojo ante la relativa disposición de camas.

Es urgente que el presidente convoque al Consejo de Salubridad General y al Consejo Nacional de Vacunación para que la distribución masiva de la vacuna sea más eficaz, incluyente y oportuna.

La devastación global afecta doblemente a los seres humanos, por un lado, su salud y su vida, y por otro, las tres generaciones de sus derechos humanos básicos, de manera especial, su libertad.

En este sentido, poco se ha observado hasta ahora la imperiosa necesidad para lograr sobrevivir, de rescatar la fuerza de la Ley, a fin de imponer límites a la nefasta libertad de contagiarse y morir.

Salvo excepciones que confirman la regla, el ejercicio pleno de la libertad en sus diversas facetas, como derecho humano fundamental, tiene como límite máximo respetar el derecho de terceros.

La libertad de circulación y tránsito como derecho a la movilidad, con el inminente riesgo de contagio y de contagiar a los demás, se ha convertido en libertinaje en México y en Oaxaca.

Las leyes federales y estatales vigentes en materia de salud establecen con toda claridad las sanciones a autoridades y habitantes que no prevengan y provoquen el contagio de enfermedades.

Indispensable es el posicionamiento y acompañamiento de la Comisión Nacional y la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca para exigir que se respete y haga respetar la Ley.

Sería altamente positivo que los gobiernos, federal y estatales, instalen filtros sanitarios en los accesos de las ciudades y en cruceros estratégicos de éstas, para exigir el uso del cubrebocas.

Visitadores itinerantes de la CNDH y la DDHPO, respectivamente, deben constatar que se respeten los derechos humanos en la exigencia policial de aplicar las obligatorias medidas sanitarias.

A casi un año de la pandemia sigue la desinformación y las Covidfiestas en Oaxaca. Una denuncia ciudadana logró que policías municipales cancelaran una fiesta de 15 años en el Club de Leones.

Resulta criminal que las autoridades municipales de Santos Reyes Nopala, autorizaran de manera por demás inconsciente la realización de un jaripeo convertido en foco de contagios de la COVID.

Los secretarios General de Gobierno, Francisco García López, y de Salud, Donato Casas Escamilla,  deben llamar a cuentas al Presidente Municipal, Bulmaro Sánchez Vásquez, por irresponsable.

En tiempos de tribulación por el exterminio humano de la pandemia global del nuevo coronavirus SARS-CoV-2-COVID-19, el mayor riesgo no sólo se da en la propia cuna de la democracia liberal

A reserva de abundar en una próxima entrega, a nuestro juicio, el mayor problema hasta ahora poco observado es vernos obligados a concluir que la democracia estorba a intereses genocidas.

Los plutócratas globales impulsores del Nuevo Orden Mundial (NOM) con un solo gobierno, sobre todo, estadounidenses, como George Soros y Bill Gates, dinamitan las instituciones democráticas.

Éstas son el mayor obstáculo para imponer la dictadura autocrática global. Urge desmantelar las instituciones democráticas en el mundo, empezando por el contrapeso de la división de poderes.

Estados Unidos de América no es el único caso que lo prueba, ahí está también el propio caso de México con el presidente Andrés Manuel López Obrador y su gobierno neopopulista de la 4T.

Tras su primer intento de golpe de estado al perder las elecciones en 2006, según denuncia de su ex compinche en el PRD Guadalupe Acosta Naranjo, desde el poder concentra el máximo poder.

La permanente embestida contra los valores superiores de la democracia liberal, respeto a la vida, a la libertad y a la dignidad humanas, fundamentalmente, no ha sido nada nuevo en el mundo.

No se trata de simples teorías conspiracionistas mundiales, ni mucho menos de sueños de opio ni señalamientos irresponsables jalados de los pelos. Son verdades reales que no queremos ver.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Advertisement