Tras suspender venta de 19 quesos en México, empresas reclaman daño a su prestigio

¡Comparte!

Ciudad de México.- Algunos fabricantes de queso se enfurecieron el miércoles ante la decisión del gobierno de México de suspender la distribución de ciertos productos de grandes compañías por una serie de supuestas violaciones de etiquetado.

Grupos empresariales dijeron que la acción de la Secretaría de Economía podría dañar injustamente la reputación de los fabricantes.

Por ejemplo, la dependencia acusó a la marca Philadelphia de colocar indebidamente la etiqueta de reducido en grasa en un paquete de rebanadas de queso americano. Otras marcas también fueron objeto de las medidas del gobierno por el presunto etiquetado engañoso de productos que contienen ingredientes distintos a la leche o por vender artículos con menor peso al declarado en la etiqueta.

Los productores dijeron que no recibieron un aviso ni les dieron la oportunidad de defenderse.

“Las autoridades no pueden dañar patrimonios y afectar fuentes de trabajo, en la medida que un producto o una empresa puede ser estigmatizada, con un anuncio carente de fundamento”, manifestó la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) en un comunicado.

La Secretaría de Economía informó el martes por la noche que 23 productos estaban siendo inmovilizados —lo que significa que no pueden venderse— por una serie de presuntas infracciones como vender paquetes que declaraban un peso mayor al contenido en el producto o que incluían ingredientes distintos a la leche, pero no lo especificaban en las etiquetas.

La ley mexicana requiere que el queso sea hecho de leche, con sólo un máximo del 2% de subproductos lácteos como la caseína. Algunos fabricantes no mencionan el porcentaje de uso de caseinatos en sus etiquetados, y dos marcas tenían grasa vegetal entre sus ingredientes, señaló la dependencia.

Mondelez International, que opera la marca Philadelphia, tuiteó que la orden no se aplicaba a su queso crema, que se ha convertido en un ingrediente sumamente popular en México para diversos alimentos, desde sándwiches hasta rollos de sushi.

Escribió que la orden del gobierno mexicano “genera sorpresa y desconcierto a nuestra compañía, toda vez que está totalmente infundada y daña la reputación de nuestra marca”, y añadió que “la autoridad en cuestión no notificó oportunamente a la empresa del inicio del procedimiento administrativo”. La empresa señaló que un laboratorio gubernamental de protección al consumidor había validado la calidad del producto.

La orden también abarcó algunos productos de marcas importantes en la nación, como Fud, Nochebuena, Zwan y Sargento.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha maniobrado con cuidado para tratar de evitar generar indignación en la comunidad empresarial al tiempo que la presiona para que pague más impuestos y abandone contratos injustamente lucrativos. Pero uno de los primeros empleos de López Obrador en el gobierno en la década de 1980 fue en el rubro de protección al consumidor, y sigue siendo muy enérgico en ese tema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here