¿Venus, geológicamente activo? Muestra indicios de movimiento tectónico

¡Comparte!

Paul Byrne, autor principal de la investigación, señaló que identificaron “un patrón de deformación tectónica en Venus que no había sido reconocido anteriormente y que está impulsado por el movimiento interior, al igual que en la Tierra”.

Vista de radar en falso color de 1.100 km de ancho de la Planicie de Lavinia, una de las regiones bajas de Venus donde la litosfera se ha fragmentado en bloques (púrpura) delineados por cinturones de estructuras tectónicas (amarillo). Foto: EFE/NC State University, basado en imágenes originales de la NASA/JPL.

Ciudad de México.- Un equipo internacional de investigadores ha descubierto indicios de movimiento tectónico en la superficie de Venus que podrían ser la evidencia de que sigue siendo geológicamente activo, lo que, además, ayudará a los científicos a entender cómo fue la primera actividad tectónica en la Tierra.

Los investigadores han descubierto bloques de la corteza terrestre de Venus que se han empujado unos contra otros, como trozos de hielo roto, lo que supone un indicio de actividad tectónica del planeta.

“Hemos identificado un patrón de deformación tectónica en Venus que no había sido reconocido anteriormente y que está impulsado por el movimiento interior, al igual que en la Tierra”, afirma Paul Byrne, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (EU) y autor principal del trabajo que se publica hoy en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

“Aunque es diferente de la tectónica que vemos actualmente en la Tierra, sigue siendo una prueba del movimiento interior que se expresa en la superficie del planeta”, puntualiza.

El hallazgo es importante porque durante mucho tiempo se ha supuesto que Venus tiene una capa exterior sólida e inmóvil, o litosfera, al igual que Marte o la Luna, mientras que la litosfera de la Tierra está dividida en placas tectónicas que se deslizan unas contra otras y por debajo de ellas, sobre una capa de manto caliente y más débil.

Para cartografiar la superficie de Venus y hacer el estudio, los investigadores utilizaron imágenes de radar de la misión Magallanes de la agencia espacial estadounidense NASA.

Al examinar las extensas tierras bajas de Venus que conforman la mayor parte de la superficie del planeta, vieron zonas en las que grandes bloques de la litosfera parecen haberse movido: separándose, juntándose, girando y deslizándose unos junto a otros, como si se tratara de un paquete de hielo roto sobre un lago congelado.

Advertisement

El equipo creó un modelo informático de esta deformación y descubrió que el lento movimiento del interior del planeta puede explicar la tectónica que se observa en la superficie.

“Estas observaciones nos indican que el movimiento interior está impulsando la deformación de la superficie de Venus, de forma similar a lo que ocurre en la Tierra”, indica Byrne.

“La tectónica de placas en la Tierra está impulsada por la convección en el manto. El manto está caliente o frío en diferentes lugares, se mueve, y parte de ese movimiento se transfiere a la superficie de la Tierra en forma de movimiento de las placas”, puntualiza el investigador.

Una vista de radar oblicua del bloque más grande en las tierras bajas de Venus identificado por Byrne et al. Cinturones complejos de estructuras tectónicas unen el bloque, pero el interior está mucho menos deformado, albergando flujos de lava y un puñado. Foto: Paul Byrne/NASA/JPL imagery.

“Una variación de este tema parece estar ocurriendo también en Venus. No se trata de una tectónica de placas como la de la Tierra -no se están creando enormes cadenas montañosas ni sistemas de subducción gigantes- pero es una prueba de la deformación debida al flujo del manto interior, que no se había demostrado antes a escala global”, concluye.

La deformación asociada a estos bloques de la corteza terrestre también podría indicar que Venus sigue siendo geológicamente activo.

Además, el hallazgo del patrón de “hielo compacto” de Venus podría ofrecer pistas para entender la deformación tectónica en los exoplanetas y en la juventud de la Tierra.

Recientemente, la NASA y la Agencia Espacial Europea han anunciado tres nuevas misiones a Venus para observar la superficie del planeta con una resolución mucho mayor que Magallanes.

“Es estupendo ver que se renueva el interés por la exploración de Venus y me entusiasma especialmente que estas misiones puedan poner a prueba nuestro hallazgo clave de que las tierras bajas del planeta se han fragmentado en bloques de corteza que se empujan”, opina Byrne.

Advertisement