Detalles hunden a Legionarios: “Niñas de 6 a 9 años eran violadas mientras otras leían la Biblia…”

¡Comparte!

En esta imagen de archivo del 30 de noviembre de 2004, el entonces Papa Juan Pablo II da su bendición al reverendo Marcial Maciel, fundador de la Legión de Cristo, durante una audiencia especial que concedió el papa a miles de participantes en el movimiento Regnum Christi, en el Vaticano. Foto: Plinio Lepri, Archivo, AP

El escándalo ha golpeado a la Legión en su territorio natal, México, y arrojado una sombra de desprestigio donde más duele: las prestigiosas escuelas privadas de la orden, que tienen su público entre la elite mexicana y son la principal fuente de ingresos de la orden. Ex sacerdotes de la Legión dicen que el caso es un golpe devastador del que advirtieron durante mucho tiempo, ya que perder credibilidad ante los mexicanos adinerados privaría a la orden de su base clave.

Por María Verza y Nicole Winfield

CIUDAD DE MÉXICO (AP).— Cuando la “prefecta de disciplina” de un colegio católico de elite en Cancún, México, llegaba a una clase para llevar a las niñas a confesión, el ambiente se tensaba. La mujer dirigía a las niñas a la capilla para que el director de la escuela, un legionario de Cristo, abusara sexualmente de ellas.

“Mientras unas leían la Biblia, violaban a las de enfrente, niñas desde 6 años a 8-9 años”, recordó una de las víctimas de ese sacerdote, Ana Lucía Salazar, presentadora de televisión y madre de tres hijos.

“Después, nada fue igual, nada regresó a su lugar”, lamentó la mujer entre lágrimas en su casa de Ciudad de México.

En esta imagen del 14 de enero de 2020, Rogelio Cabrera, presidente de la conferencia episcopal mexicana, se lleva la mano a la cabeza tras hablar en una conferencia de prensa en Ciudad de México. Foto: Marco Ugarte, AP

La espantosa historia de Salazar, que fue corroborada por otras víctimas y la propia Legión de Cristo, ha abierto una nueva crisis de credibilidad para la otrora influyente orden, 10 años después de que el Vaticano interviniera la organización tras determinar que su fundador era un pederasta.

El caso ha confirmado que el problema de abusos en la Legión va más allá de su fundador. Y ha cuestionado la reforma dirigida por el Vaticano. El enviado papal supo del caso hace casi una década y rechazó castigar al sacerdote o a los superiores que conocían sus crímenes, muchos de los cuales siguen en puestos de poder y ejerciendo el sacerdocio.

El escándalo no era la imagen que quería ofrecer la Legión el lunes, cuando abría su Capítulo General en Roma, una reunión de varias semanas para elegir a sus nuevos líderes y aprobar decisiones reglamentarias para el futuro.

La Legión quería aparecer tomando las riendas de su orden tras 10 años de reformas ordenadas por el Vaticano. La Santa Sede impuso cambios estructurales tras las revelaciones sobre que el fallecido fundador de la orden, el reverendo Marcial Maciel, agredió sexualmente a al menos 60 seminaristas, tuvo al menos tres hijos y construyó una orden hermética y similar a una secta para satisfacer sus deseos y ocultar su doble vida.

Pero el escándalo en Cancún mostró que la reforma del Vaticano dejó al menos un tema clave sin corregir: castigar a agresores históricos conocidos y a las personas que les cubrieron, y cambiar la cultura de encubrimiento que permitió esos crímenes.

Desde el principio, el fallecido enviado papal que dirigió la Legión, el cardenal Velasio de Paolis, se negó a exigir responsabilidades a los superiores cómplices de la orden.

En esta imagen de archivo del 25 de agosto de 2011, el ya fallecido cardenal Velasio De Paolis, delegado del Papa para la Legión de Cristo, habla durante una entrevista con The Associated Press en Ciudad del Vaticano. Foto: Domenico Stinellis, Archivo, AP

“De Paolis dijo de forma explícita que no habría caza de brujas, y la consecuencia fue que los abusos y su ocultación permanecieron sin castigo”, dijo el reverendo Christian Borgogno, ex sacerdote de la Legión y que cofundó el grupo de Facebook “Legioleaks”, donde Salazar hizo pública su historia por primera vez en mayo. La decisión de De Paolis de mantener en su puesto a los superiores de la Legión, muchos de ellos cercanos a Maciel “hizo imposible la reforma”, dijo Borgogno.

“La única forma era impulsar a los líderes carismáticos, e incluso ellos se vieron reprimidos”, dijo a AP. “Ese es el principal motivo por el que muchos nos marchamos”.

Salazar, cuya historia ha acaparado titulares en México, fue más allá:

“Yo lo que quiero es que el Papa se radicalice. Sólo hay una postura, a favor de los niños violados”, afirmó, señalando que no se puede apoyar a una congregación que resguarda a “maleantes, delincuentes, violadores, cómplices y victimarios”.

“No tiene razón de ser la Legión de Cristo. Es como desarticular un cártel, tienes que quitar al cabecilla, desmantelarlo”, añadió.

El reverendo Aaron Smith, portavoz de la orden, alegó que la cúpula de la Legión sí ha cambiado en la última década, señalando que 11 sacerdotes participan en el Capítulo General de este año por primera vez y que la mayoría de los 66 participantes han entrado en la asamblea después de que comenzara la reforma del Vaticano. Sin embargo, quedan más de una docena que pertenecen a la vieja guardia de Maciel.

Smith dijo que la estructura de poder de la era de Maciel ha sido desmantelada, con una autoridad menos centralizada y un sistema de garantías y equilibrios.

En esta imagen del 25 de febrero de 2014, el nuevo director general de la Legión de Cristo, el reverendo Eduardo Robles Gil, a la derecha, reza durante una misa celebrada por el cardenal Velasio De Paolis en la sede de la orden, el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, en Roma. Foto: Riccardo De Luca, Archivo, AP

“Hoy sería prácticamente imposible que acciones como las que ocurrieron durante el periodo de Maciel pasaran desapercibidas”, dijo en respuestas enviadas por correo electrónico tras declinar una entrevista en cámara.

El escándalo ha golpeado a la Legión en su territorio natal, México, y arrojado una sombra de desprestigio donde más duele: las prestigiosas escuelas privadas de la orden, que tienen su público entre la elite mexicana y son la principal fuente de ingresos de la orden. Ex sacerdotes de la Legión dicen que el caso es un golpe devastador del que advirtieron durante mucho tiempo, ya que perder credibilidad ante los mexicanos adinerados privaría a la orden de su base clave.

La conferencia episcopal mexicana ya ha puesto fin a su silencio sobre la orden para condenar los abusos recién revelados y el hecho de que la Legión no ofreciera “un acto concreto de justicia y de reparación para las víctimas” incluso después de haber reconocido los crímenes, prometido más transparencia y señalado a sus nuevas medidas de protección de menores.

Rogelio Cabrera, que además de presidir la conferencia episcopal mexicana es el arzobispo de Monterrey -un bastión de los legionarios- denunció el “silencio criminal” del grupo y el trato que recibieron las víctimas, y lideró una petición reciente de los obispos mexicanos de que se anulara la prescripción legal en casos de agresiones sexuales a menores. Fue un cambio de postura llamativo, dado que la jerarquía católica mexicana apoyó durante mucho tiempo a la Legión y se benefició de la generosidad de la antes adinerada orden.

Incluso el Embajador vaticano en México, monseñor Franco Coppola, rompió la tradición de discreción diplomática de su cargo para criticar públicamente como había gestionado el caso la Legión y pedir al Vaticano que investigara la red de ocultación que había detrás. Eso también fue llamativo, dado que el propio Vaticano se ha visto implicado en la ocultación de los abusos de Maciel.

Coppola repitió además las peticiones de víctimas y arquidiócesis de Monterrey de que los superiores de la Legión implicados en ocultar los hecho dimitieran al menos destituidos del Capítulo General, lo que describió como un “gran gesto de humildad” que hasta la fecha no ha aceptado ninguno.

En esta imagen del 14 de enero de 2020, Ana Lucía Salazar muestra una de las misivas que le envió su agresor pidiendo perdón, durante una entrevista en Ciudad de México. Foto: Marco Ugarte, AP

Smith, portavoz de la Legión, dijo que la orden no podía pedir a los sacerdotes que renunciaran, pero que eran libres de hacerlo si así lo decidían.

Cuando se le preguntó por las críticas de la jerarquía eclesiástica mexicana, el vocero dijo que la Legión recibía de buen grado su opinión mientras intenta mejorar la gestión de casos pasados y trabaja en medidas de prevención de cara al futuro.

El Capítulo General, señaló, evaluará las medidas actuales de protección de menores, garantizará un contacto adecuado con las víctimas y podría ordenar que se continúe la investigación sobre la ocultación y otros casos de abuso de poder de los superiores de la orden.

Sin embargo, las víctimas lo ven como promesas vacías y dieron poco valor a las cartas que les envió la cúpula de la orden, prometiendo compensaciones y cambio, cuando el escándalo salió a la luz. La Legión aún no ha resuelto todas las reclamaciones de compensación económica de ocho de las víctimas originales de Maciel, que presentaron reclamaciones formales en 2018.

El caso de Salazar es especialmente grave porque sus padres fueron a ver al obispo, que también era un legionario, en cuanto su hija les contó los abusos a los que la estaba sometiendo Fernando Martínez Suarez. Fue a finales de 1992.

Salazar, entonces una niña de 8 años, estaba jugando dando saltos sobre la cama de sus padres y comenzó a hablar. Su madre escuchaba atónita unos recuerdos que sólo años más tarde pudo reconstruir: “lo perturbante que es que te suba el vestido, que me viera, que jalara mi ropa interior, que metiera las manos en mi cuerpo, que me sentara en sus piernas mientras metía la mano en mis piernas, que se masturbara conmigo encima”.

En esta imagen del 14 de enero de 2020, Ana Lucía Salazar muestra una foto suya de cuando tenía ocho años en su celular, durante una entrevista con The Associated Press en Ciudad de México. Salazar dice que en esa época sufrió abusos de un sacerdote de la Legión de Cristo. Foto: Marco Ugarte, AP

“Dice mi mamá que mientras brincaba parecía una mariposa, como que iba soltando el peso, como que volaba”, rememora. Desde entonces hasta que Martínez fue sacado del colegio pasaron seis meses en los que Salazar estuvo más sola que nunca. Además, nadie quería acercase a ella porque corrió el rumor de que era una apestada. “¿Qué tal si mañana no me levanto y ya descanso?”, se preguntaba. “Ganas de morirme me dieron”.

Pero Martínez tenía amigos, especialmente Maciel, que más tarde se supo había abusado de él. Martínez fue uno de los casi doce sacerdotes de la Legión que de niños habían sido víctimas del fundador y que con el tiempo abusaron de otros menores, una cadena de abusos de varias generaciones que la orden reconoció el mes pasado.

La legión anunció la semana pasada que Martínez había pedido dejar el sacerdocio después de que una investigación independiente determinara que había abusado de al menos seis niñas en Cancún y que una serie de líderes de la congregación, desde el primer obispo que recibió la denuncia de Salazar al propio De Paolis, decidieron no reportarle a la policía o siquiera al Vaticano. Martínez había sido transferido de Cancún a un seminario en España sin que se le impusieran restricciones formales.

De Paolis, uno de los principales abogados canónicos del Vaticano, se convirtió en la práctica en parte de los encubridores: Supo del caso entre 2011 y 2013, cuando se le pidió que tomara medidas contra Martínez porque nunca se había hecho una investigación adecuada. Pero en el momento en el que el sacerdote podría haber rendido cuentas por fin ante la justicia, De Paolis optó por no hacer nada, ya que no se habían recibido otras denuncias, según la investigación de la firma Praesidium. Martínez fue trasladado a Roma en 2016.

El actual superior de la Legión, el reverendo Eduardo Robles Gil, se disculpó con Salazar por la gestión inicial de su caso y las posteriores “deficiencias”.

“Yo podría haberlo remediado desde 2014, pero seguí las decisiones que se habían tomado con respecto a casos de abuso de décadas pasadas”, se lee en la misiva que le envió en noviembre.

En esta imagen del 14 de enero de 2020, los ojos de Ana Lucía Salazar se llenan de lágrimas mientras cuenta su pasado de abusos en una entrevista en Ciudad de México. Salazar ha revelado que sufrió abusos de un sacerdote de los Legionarios de Cristo cuando tenía ocho años. Foto: Marco Ugarte, AP

También reenvió una carta de Martínez a Salazar, en la que el agresor imploraba su perdón por el daño causado. Describía su comportamiento como “faltas” y tocamientos “que Dios no bendice” fruto de una “sexualidad descontrolada”.

Salazar se sintió muy ofendida por la forma en la que las misivas restaban importancia a los crímenes y a cómo se habían ocultado. “Fue revictimizante, humillante, asqueroso”.

Salazar se pasó décadas desahogándose escribiendo poemas, pero cuando nació su tercer hijo -y la primera niña- algo cambió. “Me pregunté, “¿qué voy a hacer para que no la violen y para que tenga la infancia que yo no pude tener?”. Pronto lo supo: la respuesta era hablar.

En esta imagen del 14 de enero de 2020, Ana Lucía Salazar sostiene las cartas que el nuevo director general de la Legión de Cristo, el reverendo Eduardo Robles Gil, y su agresor le enviaron pidiendo su perdón, durante una entrevista en la Ciudad de México. Salazar dijo haberse sentido profundamente ofendida por cómo las misivas restaban importancia a los crímenes a su posterior ocultación. Foto: Marco Ugarte, AP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here