Premian a sanitarios granadinos por un caso clínico sobre ‘El reto de la ballena azul’

¡Comparte!

España.-Profesionales del Hospital Universitario Clínico San Cecilio y del Centro de Salud Cartuja han obtenido el segundo premio en formato e-poster en el I Congreso Virtual Íbero Latinoamericano de Dermatología por un caso clínico sobre ‘El reto de la ballena azul’.

Profesionales del Hospital Universitario Clínico San Cecilio y del Centro de Salud Cartuja han obtenido el segundo premio en formato e-poster en el I Congreso Virtual Íbero Latinoamericano de Dermatología por un caso clínico sobre ‘El reto de la ballena azul’.

Este reto difundido a través de las redes sociales fue viral en los últimos años y en él se exige a los participantes (la ballena azul) que realicen pruebas de gran dureza física hasta completar un total de 50 niveles, en el que el último de ellos consiste en el suicidio del participante en la fecha indicada por la persona denominada como ‘guardián’. Se trata de una práctica considerada muy peligrosa por las consecuencias que se derivan de ella.

El caso clínico premiado en este congreso (presentado por el responsable de Dermatología del hospital granadino, Ricardo Ruiz, los dermatólogos Jorge J. Vega-Castillo y Ángela Ayén y la pediatra Gracia M. García-Lara) analiza las lesiones en la piel sufridas por un menor de 11 años como consecuencia de su participación en este peligroso fenómeno viral, según informa la Junta en una nota.

El paciente presentaba dos lesiones dérmicas profundas de cuatro centímetros de diámetro en ambas piernas que en un principio se atribuyó a una caída de un bicicleta.

Sin embargo, analizadas las heridas y tras hablar nuevamente con el paciente se determinó que estas habían sido fruto de una autolesión producida para obtener marcas en la piel. Con estas marcas se daría cumplimiento a uno de las pruebas incluidas en el citado reto.

En palabras de Ruiz, en las consultas de dermatología se encuentran en ocasiones lesiones “que no encajan con el relato del paciente, por lo que es importante profundizar en su origen y determinar las causas”.

En este caso, por ejemplo, esta labor “fue fundamental para establecer que el paciente estaba participando en un juego de manipulación psicológica de cuyas consecuencias no era consciente”.

Tras la curas pertinentes, la piel resultante quedó atrófica y el paciente fue derivado a la unidad de Salud Mental para su evaluación. Por ello, “padres y madres, educadores, pediatras, médicos de familia y dermatólogos deben estar al día en cuanto a tendencias en redes sociales para proteger a los menores y reconocer un mal uso con potenciales secuelas graves para la salud” se apunta en la descripción del caso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here